EL BLOG DE LOS LIBROS Y LA MÚSICA

TRANSLATE:

martes, 26 de marzo de 2013

EL ELFO OSCURO - R.A. Salvatore

TÍTULO: El Elfo Oscuro
AUTOR: R.A. Salvatore
EDITORIAL: Timun Mas (Colección Reinos Olvidados)
AÑO: 2004
GÉNERO: Fantasía Épica

"La posición social es la paradoja del mundo de mi gente, el límite de nuestro poder dentro del ansia de poder. Se llega a ella mediante la traición, y aquellos que lo consiguen quedan expuestos a la traición. Los más poderosos de Menzoberranzan pasan sus vidas vigilando sus espaldas, para defenderse de las dagas que acechan detrás de ellos. Por lo general, la muerte les llega de cara".

Palabras de Drizzt Do'Urden, el elfo oscuro, protagonista de la trilogía escrita por R.A. Salvatore y que le ha proporcionado un notable éxito, ya que Drizzt se ha convertido en uno de los personajes más famosos y emblemáticos del universo de los Reinos Olvidados.

El libro recopila tres títulos: "La Morada", donde se nos explica el origen de Drizzt en la oscura ciudad subterránea de Menzoberranzan, hogar milenario de los elfos oscuros; "El Exilio", en el que tiene lugar el exilio (entre voluntario y forzoso) por los túneles de la Antípoda Oscura repletos de innumerables peligros y criaturas, siempre huyendo de la venganza de su familia y del maligno poder de la Reina Araña; y "El Refugio", cuando, por fin, Drizzt conseguirá salir a la superficie y conocer los problemas que tendrá un elfo oscuro para ser aceptado como un igual por el resto de razas exteriores.

Quizá esperaba más o quizá se me ha pasado el arroz, pero el libro, en líneas generales, me ha decepcionado. Aunque resulte entretenido a ratos y tenga personajes interesantes como el propio Drizzt y su pantera Guenhwyvar, Zaknafein o el enano Belwar, la historia resulta tediosa, resultando repetitiva y agotadora en su segunda parte ("El Exilio"). Es cierto que el contraste entre la moralidad de Drizzt y el resto de los miembros de su raza es un punto de partida excelente, pero da la sensación de ser el único argumento de peso y termina siendo, a mi entender, un recurso al que acude demasiadas veces para seguir profundizando en la historia, sometiendo a Drizzt a una tortura y castigo mental constante.

Destacaría, eso sí, las reflexiones del personaje, así como las citas introductorias a cada capítulo, su código de conducta, su rechazo a la irracionalidad de su especie y su traslación al mundo real. Drizzt es un buen personaje, definido, con matices y algo diferente a lo habitual dentro del género de la fantasía épica, pero la trilogía me ha parecido lejos de las mejores aventuras de la "Dragonlance" y aún más distante de "El Señor de los Anillos" de Tolkien.

VALORACIÓN: 6'5/10

lunes, 25 de marzo de 2013

LA MEJOR VENGANZA - Joe Abercrombie

TÍTULO: La mejor venganza
AUTOR: Joe Abercrombie
EDITORIAL: Alianza Editorial. Colección Runas
AÑO: 2010
GÉNERO: Fantasía Épica

"La guerra puede ser un infierno, pero para Monza Murcatto, "La Serpiente de Talins", guerrera a sueldo del duque Orso, también es una forma excelente de ganar dinero. Sus victorias la han hecho muy popular; quizá demasiado para el gusto de Orso. De modo que, traicionada y dada por muerta, la recompensa que obtiene Monza es un cuerpo desfigurado y una sed de venganza que no se detendrá ante nada".

Joe Abercrombie, tras su afamada trilogía "La primera ley", ahonda en el universo creado en dicha trilogía e incluso rescata a alguno de sus personajes para dar forma a una aventura despiadada, cruel y emocionante... el resultado es "La mejor venganza".

El que busque fantasía, no la encontrará a raudales, pero a cambio dará con un puñado de personajes tan entrañables como miserables. Hay acción, sí, escenas duras y narradas sin tapujos ni reparos, ya sean de sexo o de violencia, pero teniendo en cuenta que sus personajes son ladrones, asesinos, mercenarios y otros especímenes de dudosa reputación... no se podían esperar vestidos de princesas, paisajes bucólicos o romanticismo (que también lo hay, sólo que en crudo). Destaca también el hecho de que el personaje principal sea una mujer, Monza Murcatto, y, con perdón de la expresión, tiene más pelotas que algunos hombres!

No podéis perderos la relación de Monza con Escalofríos, un guerrero venido del Norte en busca de paz y que terminará encontrando más sangre de la que haya regado sus fieras tierras. También terminaréis cogiendo cariño a un mercenario pendenciero y borrachín, pero entrañable: Nicomo Cosca.

Debido a la amoralidad y escasa fiabilidad de los personajes, casi todos venidos de los rincones más infectos y los que evitarías a toda costa en un callejón, la novela está repleta de sorpresas y giros imprevisibles... qué puedes esperar de traidores y traicionados, de personas surgidas de lo más bajo, de envenenadores, presidiarios, prostitutas o mercenarios acostumbrados a moverse por lodazales y salvar el culo. Al fin y al cabo, qué harías tú por volver a ver salir el sol un día más?

En definitiva, un libro que engancha, no apto para estómagos delicados, de ritmo trepidante y personajes bien definidos y trabajados que van creciendo al mismo ritmo que avanza la novela. Abercrombie ya apuntó muy buenas maneras con "La primera ley", se ratifica con "La mejor venganza" y estoy a la espera de leer su último libro: "Héroes". Un escritor a seguir, sin duda.

Para finalizar un comentario de un referente, George R.R. Martin: "Entre sus personajes hay tiranos, torturadores, un par de envenenadores, un asesino en serie, un borracho traidor, un oscuro bárbaro y un sangriento mercenario. Y éstos son los buenos... Las batallas son vívidas y viscerales, la acción brutal, el ritmo imparable y Abrecrombie amontona las traiciones y los giros de la trama de forma que no dejamos de preguntarnos cómo acabará todo. Éste es su mejor libro hasta el momento".

Hace falta decir algo más?

El libro ha obtenido varios premios y menciones:
- 10 mejores libros de 2009 por SF Slite.
- Seleccionado por Amazon como una de las mejores publicaciones de 2009.
- Libro favorito de SFFWorld en 2009.
- Finalista del British Fantasy Award 2010.
- Finalista del David Gemmel Legend Award 2010.

VALORACIÓN: 8'5/10

viernes, 22 de marzo de 2013

HELVETIOS - Eluveitie

TÍTULO: Helvetios
AUTOR: Eluveitie
AÑO: 2012
ESTILO: Folk Metal
SELLO: Nuclear Blast






Último trabajo Eluveitie y una nueva entrega de su curiosa mezcla de música celta, folk y metal. Aunque, personalmente, me gustaron más trabajos anteriores como "Everything remains as it never was" (2010) o el que los consagrara "Slania" (2008), se nota que el grupo suizo sigue al pie del cañón.

Para los que no conozcan a Eluveitie basta con una breve descripción del grupo para hacerse una idea: batería atronadora y guitarras pesadas dando fuerza a unas melodías cuidadas en las que intervienen instrumentos tradicionales celtas y donde destaca el contaste de la voz de Chrigel Glanzmann, más próxima al death metal, con los coros femeninos.

La banda está compuesta actualmente por ocho miembros y entre todos ellos se las apañan para tocar infinidad de instrumentos: mandolina, zanfoña, buzuki, bodhrán, gaita, flauta, violín, además de guitarras, bajo y batería. El resultado es un sonido muy característico e inconfundible, agradable y melódico, pero sin perder la contundencia del metal.

Quizá el disco sea menos trabajado a nivel instrumental, aunque siguen abundando los arreglos y la variedad de instrumentos, y se echa de menos la evocación y la magia de los anteriores trabajos, más capaces de transportarte a paisajes celtas. Aún así, Eluveitie demuestra haber alcanzado un grado de madurez, produciendo material de buena calidad que les permite seguir caminando con paso firme en su consagración en el panorama musical metalero.

Del disco destacaría cuatro temas: "Helvetios" (entrada potente después de una intro narrada que marca las líneas generales del disco), "A rose for Epona" (una canción preciosa y bucólica cantada por Anna Murphy, podéis escuchar la canción pinchando en el título), "Havoc" (animada y contundente) y "Alesia" (para mí, la mejor pieza de todo el disco; imprescindible!).

Os dejo su página web: eluveitie.ch

VALORACIÓN: 7'5/10

miércoles, 20 de marzo de 2013

CAROLUS REX - Sabaton

TÍTULO: Carolus Rex
AUTOR: Sabaton
AÑO: 2012
ESTILO: Power Metal
SELLO: Nuclear Blast






Debo reconocer que nunca había oído hablar de esta banda de power metal nacida en Suecia, así que era lo primero que escuchaba y sólo puedo decir que el debut ha sido brutal! Estribillos pegadizos, batería poderosa, rebosando épica en los coros y guitarras pesadas combinando melodías con dosis de agresividad.

El disco contiene 11 temas, todos ellos dedicados a la historia del Imperio Sueco, abarcando un período  entre 1611 y 1709, es decir, desde el apogeo hasta el inicio del derrumbe tras la derrota en la batalla de Poltava. Al ser un disco conceptual casi podríamos decir que es una lección de historia en modo heavy y a toda pastilla: batallas, conquistas, la Guerra de los Treinta Años y figuras principales de la historia sueca como Gustavo II "El León del Norte" y Carlos XII, también conocido como Carolus Rex.

Como curiosidad, el disco también ha sido publicado bajo el mismo título, pero incluyendo las canciones en sueco, aunque con una portada diferente.

Se trata de un disco variado y muy completo, en mi opinión es casi perfecto. Es poderoso, pegadizo, con unos riffs de guitarra brutales, una batería omnipresente, arreglos orquestales, presencia de teclados, coros cuidados y la presencia imponente de su cantante, Joakim Brodén (alma mater del grupo junto con el bajista Pär Sündstrom).


Aunque el disco comienza con una pequeña intro instrumental bastante tranquila, es sólo la calma que precede a la tempestad... a partir de la segunda canción, "Lion from the North" (pincha sobre el título para escucharla), se marca una senda potente, épica, majestuosa y repleta de detalles musicales y corales. Para mi gusto hay cuatro temas que sobresalen por encima de los demás: "1648", "Carolus Rex", "Poltava" y "Long Live the King".

En definitiva, un discazo y una grata sorpresa descubrirlos. Altamente recomendable!

Sabaton nace en 1999 y sus discos se han caracterizado por la temática de corte bélico, destacando títulos como "The Art of War" o "Coat of Arms". 

Os dejo su página web: www.sabaton.net

VALORACIÓN: 9/10

martes, 19 de marzo de 2013

ASSUR - Francisco Narla

TÍTULO: Assur
AUTOR: Francisco Narla
EDITORIAL: Temas de Hoy
AÑO: 2012
GÉNERO: Narrativa Histórica

"Año del señor 968. Atraídos por las riquezas de los reinos cristianos de la Península Ibérica, una flota de terribles guerreros nórdicos amenaza la floreciente Compostela, baluarte de la Iglesia y la corona. A su paso sólo queda desolación. Y a medida que remontan los ríos con sus rápidos drekar, buscando su presa, tras ellos dejan aldeas devastadas y cenizas humeantes. Como Outeiro, el pequeño pueblo donde vive Assur, un muchacho al que, después de la trágica muerte de sus padres, no le queda otra opción que refugiarse en la esperanza de reencontrar a sus hermanos, capturados por los terribles invasores. Gutier de León, infanzón del conde Gonzalo Sánchez, se cruza en el camino del joven y lo acoge bajo su tutela. Así cono a Jesse ben Benjamín, un bondadoso médico judío, y a Weland, un mercenario normando al servicio de los cristianos. Junto a ellos, Assur, aprende todo lo necesario para encarar su destino..."

"Assur" es una excepcional novela de Francisco Narla que nos sumerge en el mundo normando. Bien documentada históricamente, la historia parte de las incursiones vikingas que se produjeron en el noroeste de la Península Ibérica, a finales del siglo X. Ávidos por hacerse con los tesoros de la Cristiandad, en plena Reconquista, las hordas nórdicas invaden Galicia, con el objetivo de alcanzar la ciudad de Compostela, arrasando a su paso aldeas, atemorizando a la población y saqueando por doquier en lo que supone un episodio inédito de nuestra historia.

Épica y azarosa será la vida de Assur, protagonista del libro, que se verá envuelto en la búsqueda de lo que queda de su familia, apresada por los invasores venidos del mar, recorriendo territorios ignotos, parajes medievales y océanos glaciales y donde, a pesar de todo, encontrará el amor y arderá en deseos de volver a la tierra que lo vio nacer.

"Soy hispano. Del lugar que vosotros llamáis Jacobsland. Llegué aquí como esclavo".

VALORACIÓN: 7'5/10

THE CARPENTER - The Avett Brothers

TÍTULO: The Carpenter
AUTOR: The Avett Brothers
AÑO: 2012
ESTILO: Folk
SELLO: Universal Music







Duele decir que hace poco que me enteré de la existencia de los hermanos Avett. Fue cuando vi que el álbum que os presento -¡su séptimo trabajo!-, había sido seleccionado como uno de los 50 mejores CD's del año pasado.

La experiencia me ayuda a saber, cuando veo una portada de un CD, si su sonido valdrá la pena o no. Así que, un primer vistazo a la portada y una visita fugaz a la Wikipedia me dió una idea bastante aproximada de como iba a sonar.

Mi curiosidad fue en aumento, conecté el Youtube y ¿qué me encontré...? La idea que me había hecho mejorada.

Los Avett son dos hermanos (Scott y Seth) que cantan, solos o en armonía, y que tocan instrumentos de cuerda (guitarra y banjo). Con un aspecto "grunge", producen un sonido acústico, más cercano al folk que al rock, con melodías Beatles, herencia Buddy Holly y un sentimentalismo de lo más sureño.

Acompañados para la ocasión por Bob Crawford al contrabajo, Joe Kwon al violoncello y Jacob Edwards a la batería y producidos por Rick Rubin han cosechado el mejor de sus éxitos hasta la fecha con "The Carpenter", con críticas favorables en todos los medios del sector.

Entra fácil, con una primera escucha ya te das cuenta de que contiene un buen puñado de buenas canciones, con coros pegadizos y una instrumentación trabajada.

Me resulta complicado destacar unas canciones por encima de otras pero puesto en ese aprieto, os citaría su single "Live and Die" pues eleva tu estado de ánimo, te contagia su alegría y te trae a la memoria el recuerdo de los genios de Liverpool. Luego, si llevas un día más tristón y te apetece regodearte en tu nostalgia puedes escuchar "Winter in my heart" o "Through my prayers" y si quieres acordarte de John Denver puedes ponerte "February seven" o de los coros de Buddy Holly "I never Knew you", para acabar con una pieza espectacular "Life".


El disco sigue una misma tónica hasta que llegas a "Geraldine" y "Paul Newman & the demons" en el que sacan su lado más brusco, más grunge, alt-rock, se olvidan de la acústica y se ponen a gritar...tipo The Low Anthem.

En definitiva, dulces y suaves melodías, con las excepciones apuntadas, ideal para escucharlo mientras vas a pasar un fantástico día de picnic en la montaña.

VALORACIÓN:  8,5/10

TEMPEST - Bob Dylan

TÍTULO: Tempest
AUTOR: Bob Dylan
AÑO: 2012
ESTILO: Rock & Roll
SELLO: Columbia Records







"Tempest" es el trigésimo quinto álbum de estudio del incombustible Bob Dylan y ha sido calificado como el 4º mejor CD del año por la revista Rolling Stone. Constituye, quizás, uno de los mejores trabajos del maestro del siglo XXI, ya que, en mi opinión, sólo "Love and Theft" está al mismo nivel.

Dylan destila toda su capacidad prosaica en obras tan memorables como "Pay in blood", "Scarlet town", "Tin angel" o la épica "Tempest", explorando la naturaleza humana, tratando temas universales como el amor o la muerte y repasando todos los géneros musicales, desde el vodevil al folclore celta, pasando por el blues, el jazz o el propio rock'n'roll, utilizando registros tradicionales, desnudos y sencillos, pero a la vez tratados de forma magistral, descubriendo su insondable y multiespectral conocimiento de la materia.


Y es que Dylan tiene una varita mágica, te hechiza, te hipnotiza y te transporta a su imaginario, te sumerge en su sordidez, te atrapa en su red, red que va tejiendo con su carrasposa voz, mientras te lleva a sus mundos, a sus novelas y a sus películas como una fuerza vívida y descomunal. 

Simplemente genial. Me quito el sombrero, maestro.

Imprescindible.

VALORACIÓN: 9'5/10

GET UP! - Ben Harper & Charlie Musselwhite

TÍTULO: Get Up!
AUTOR: Ben Harper & Charlie Musselwhite
AÑO: 2013
ESTILO: Blues
SELLO: Stax






Al amigo Ben le gusta explorar y le gusta, más allá colaboraciones puntuales, cambiar de acompañantes. Empezando por los Innocent Criminals, y pasando por los Blind Boys of Alabama o los Relentless 7... En ésta ocasión, Ben Harper va de la mano del veterano maestro de la armónica Charlie Musselwhite explorando las raíces profundas del blues.

El disco transcurre por pasajes monótonos, con ritmos suaves, sin excesivas estridencias -salvo contadas excepciones-, y nos deja con el sabor de boca agrio que destila el blues (es lo que tiene el blues).

Es un CD para consumir poco a poco, a fuego lento, que gana enteros tras cada escucha, de letras amargas, pero no exentas de esperanza, que, por citar las que más me han gustado, nos recuerda a su etapa más gospel con los Blind Boys of Alabama en "We can't end this way", nos muestra al Harper enfadado en "I don't believe a word you say" y "Blood side out", al épico en "I ride at dawn", al resignado en "You found another lover (I lost another friend)" y al tierno en "All that matters now".

De entre todas las mencionadas, os dejo "I ride at dawn"... un tema que podría pasar desapercibido, pero de aquellos que cuanto más escuchas más matices le vas encontrando y termina por colarse dentro de ti.


Quizás no sea su mejor disco, pero nos sumerge en un estilo en el que, absorbiendo la experiencia del legendario genio Charlie Musselwhite, bebe de su fuente y nos regala un blues que, sin salirse de los cánones, a la vez innova.

VALORACIÓN: 7/10

viernes, 1 de marzo de 2013

EL REY DRAGÓN - Acero Valyrio

"EL REY DRAGÓN"



Oscuridad. Sólo oscuridad y una presión asfixiante oprimiéndome el pecho, como si un pie inmenso me aplastara contra el suelo. Intento respirar, pero el aire no llega a mis pulmones y con cada intento de llenarme de oxígeno, siento punzadas de dolor repartidas por casi todo el cuerpo… me digo que si me duele tanto, será que sigo vivo. Sonrío.

Y sí, sigo vivo, en un estado lamentable, pero vivo, recostado en alguna roca que se interpuso en mi caída y que ahora me sirve de incómodo respaldo. Abro los ojos, pero no distingo nada, todo se me aparece borroso. El zumbido en los oídos tampoco mejora mi percepción de las cosas, así que me llevo las manos a las orejas y parpadeo, intentando desembotar mi cabeza. Poco a poco, el panorama más allá de la punta de mis botas, a pesar del humo y de la lluvia, va cobrando nitidez.

Diviso sombras y escucho el canto del acero mezclado con los gritos agónicos de los hombres… Entonces, un pegajoso olor a azufre lo domina todo y recuerdo dónde estoy y porqué. Siento el sabor de la sangre mezclado con el polvo en mi boca, paso la lengua por mis encías y escupo al suelo. Todos mis dientes siguen ahí, pero tengo el labio partido. No creo que sea lo único roto en mi cuerpo, pero, por lo menos, el resto de la cara sigue en su sitio. Vuelvo a sonreír.

Al intentar incorporarme, un agudo dolor en el costado me devuelve al suelo. Entonces me doy cuenta de que la cabeza me retumba y siento los latidos de mi corazón repicando en las paredes de mi cráneo. Mientras el cerebro trata de volver a su posición natural, resoplo y me resigno. Me duele todo. Me tomo un respiro y con las manos busco alguna señal en la armadura, una herida, un agujero, algo… termino encontrando una hendidura, un buen golpe ha abollado mi costado derecho y, de paso, se ha llevado consigo alguna costilla. Tengo suerte de seguir vivo, suerte según se mire, claro. Lo digo porque éso sigue estando allí; reinando sobre la destrucción y entre todo aquel caos, una siniestra silueta de brillantes escamas se alza como un coloso, haciendo restallar su acorazada cola contra el suelo y mostrando sus fauces a todo aquel que ose acercarse, impartiendo justicia demencial sin ningún tipo de escrúpulos, divirtiéndose. Ya no sonrío. Ya no hay dolor.

Aegon I Targaryen ha venido para acabar con nosotros y ha traído a sus malditos dragones consigo. Dudo mucho que los muros de Harrenhal puedan contener el flamígero ataque... sólo hay que ver al poderoso Balerion, un dragón de dimensiones titánicas y oscuro como la noche. Por algo le llaman el Terror Negro. Veo a los hombres, valientes o tal vez insensatos, que aún quedan defendiendo la fortaleza, tratando de detenerlos, pero... ¿cómo detener a tres dragones? La dramática visión me recuerda a una maraña de hormigas incordiando a un elefante; mucha voluntad, pero escasas probabilidades de éxito.


Gritos y más gritos, algunos de ánimo, pero la mayoría de pavor, interrumpidos por el doloroso restallido de la cola y por rugidos sobrecogedores que rompen el silencio. Tal vez lo más prudente fuera dar media vuelta, salir corriendo de allí y adentrarse en los bosques o tirarse de cabeza al lago Ojo de Dioses, pero mi padre me enseñó una vez que los problemas ni pueden, ni deben evitarse porque siempre terminan volviendo. Vuelvo a escupir al suelo. Es la hora.

Clavo mis ojos en Balerion y en su jinete, Aegon El Conquistador. Busco a tientas a Colmillo Desgarrador y encuentro mi espada a mi lado, como siempre, esperándome para volver a cargar. Estiro el brazo con cuidado y la miro con mimo, el filo anda algo mellado, pero sigue siendo un excelente acero. Ayudándome en ella, vuelvo a intentar levantarme, esta vez más despacio y apretando los dientes hasta que logro incorporarme del todo, maldiciendo cada centímetro de mi magullado cuerpo.

Empuño con fuerza a Colmillo Desgarrador y vuelvo a sentir su tacto familiar, su reconfortante peso. Cierro los ojos y me concentro hasta sentir que su filo se convierte en una prolongación de mi brazo. Ahora veremos si eres capaz de sangrar bastardo.


Recojo uno de los escudos que encuentro tirados por el suelo, a pesar de que el fuego a ennegrecido buena parte de su superficie, aún puede distinguirse el emblema de la Casa Hoare. La lluvia va limpiando la sangre que manchaba mi rostro. Sangre que se mezcla con agua. Mezcla que va tiñendo la tierra hasta convertirla en un cenagal ensangrentado. Acogedor campo de batalla, pienso para mis adentros mientras avanzo por una senda de cadáveres esparcidos caprichosamente por el terreno. Me cruzo con hombres de rostro desencajado que huyen de allí, con soldados malheridos y de mirada perdida. Escucho lamentos, llantos, alaridos, gemidos… el macabro himno que antecede a la muerte.

Allí está él, con hombres caídos y desparramados a sus pies. Su figura desprende un calor sobrenatural, como si sus entrañas fueran pura lava. Agita la cola ante los pocos hombres que intentan detenerlo con lanzas y los hace retroceder. Alza su cuello, majestuoso, y su fuego barre el perímetro con suma facilidad. Destrucción y violencia en estado puro. Un engendro del mal, nacido y educado con el único propósito de matar.

Trago saliva. Vuelvo a respirar profundamente y cierro los dedos entorno a la empuñadura. Me digo que no es un mal final, al fin y al cabo, tiene lógica terminar aquí y ante semejante enemigo, he dedicado más de la mitad de mi vida a combatir, a ir de guerra en guerra, siempre sobreviviendo a pesar de las heridas, acostumbrado al dolor, endurecido por un entorno hostil que no entiende de piedad. Tal vez sea el momento de terminar, de encontrar sosiego y paz. Cierro los ojos y repaso mentalmente lo que he sido, lo que soy, qué hay de bueno en mi y qué hice mal. Me pregunto si alguien me recordará, si alguien me echará de menos… una sonrisa amarga se dibuja en mis labios, conozco la respuesta. Alzo la vista, sopeso el escudo y beso el filo de Colmillo Desgarrador. Una nueva oportunidad pequeña, tienes sed?

Mis piernas se mueven e inicio la carrera, noto la tierra blanda y resbaladiza aporreada bajo mis pies. Es entonces cuando el aire se agolpa en mis pulmones y grito, vaciando toda la rabia que soy capaz de acumular. Grito a la bestia cualquier barbaridad que me viene a la cabeza. Sí, te estoy desafiando. Tú y yo. Veo como los hombres se giran y me miran como si estuviera loco, alguno se aparta, otros simplemente se quedan quietos. Doy un último impulso a mis piernas y salto entre los soldados para enfrentarme a la muerte, descargando toda la fuerza de mis brazos a través de la espada. Siento mi acero chirriando contra sus escamas, un beso ardiente como el Infierno. Noto el calor que desprende y esa especie de halo vapor que lo rodea. A pesar de la fuerza del choque, no pierdo el equilibrio.

Alzo la cabeza y puedo ver a Aegon, vestido con su cota de escamas negras y blandiendo a Fuegoscuro. Su porte es firme y elegante, sí, pero un atisbo de duda y sorpresa asoma en su semblante. Sí, Targaryen, puede que no sepas ni quién soy, pero te juro por los Antiguos Dioses que Harrenhal no caerá tan fácilmente. Y, entonces, algo se interpone entre Aegon El Conquistador y yo... es la cabeza de Balerion. El dragón tuerce ligeramente la cabeza y sus dos ojos volcánicos me mira con curiosidad. Le enseño los dientes con la sonrisa más tenebrosa que soy capaz de esbozar y su boca se tuerce en una extraña mueca y un rugido surgido del Averno rompe el tenso silencio y es lo último que escucho antes de escupirle a la cara y embestir de nuevo.

Acero Valyrio


Quieres leer más relatos?

POR EL REY EN EL NORTE! - Guardián de la Noche

"POR EL REY EN EL NORTE!"


Y allí estaba el formidable Gran Jon Umber, blandiendo su espada con una fuerza descomunal. Un fiero gigante de casi siete pies abriéndose paso en el corazón de la batalla. En su avance, iba dejando tras de sí un camino de sangre, camino que los demás nos apresurábamos a asegurar, guardándole las espaldas y empujando con él para aplastar a los perros de presa de los Lannister.

El campo de batalla siempre termina sembrado de cadáveres el paisaje para que la Muerte recoja su macabra cosecha y esta vez no va a ser distinto.

Jon Unmber grita, más bien ruge, alentándonos para seguir avanzando en un terreno cada vez más blando y resbaladizo por culpa de la lluvia, el sudor y la sangre. Puedo escuchar su voz por encima de los latidos de mi corazón desbocado, por encima de los gritos y alaridos de los soldados, por encima de la melodía que emite el entrechocar del acero y el quebrar de los escudos de madera… Ahora entiendo porqué le llaman Gran Jon y su reputación manejando el acero.

Aprieto los dientes y saco fuerzas de flaqueza para olvidar el dolor lacerante en el antebrazo y el fuego que hace arder mis pulmones. Vuelvo a embestir. Una lanza se engancha en mi jubón, llevándose consigo ropa, pero sin cortar la piel. Intento desengancharme y pierdo de vista a mi oponente. Un golpe en la sien. Me tiemblan las piernas y alrededor todo empieza a moverse lentamente, amortiguándose los sonidos. Mis ojos lo ven todo rojo y me llevo instintivamente la mano a la sien. Sangro.

- Vamos! - una mano enorme me coge del brazo y tira de mi - Ya casi los tenemos, un último esfuerzo hijo. Esos bastardos van a probar de qué estamos hechos en el Norte!
Es la mano Jon Umber. Como puedo, me incorporo del todo, maldiciendo cada centímetro de mi magullado cuerpo. Vuelvo a aferrar la espada, sintiendo su tacto familiar y su peso reconfortante.
- Estás preparado muchacho? - Jon Umber me mira, sonríe y me guiña el ojo.
- No ha sido nada, sólo un rasguño - digo recolocando mi escudo.
- Bien, así me gusta - me da un golpecito en el hombro - Los hombres de Lord Karstark han abierto brecha por el flanco izquierdo y debemos aprovechar la ocasión para acabar con esos hijos de mala madre.
- Será un honor cargar a su lado Gran Jon! 
- El honor es mío… dicen que un Lannister siempre paga sus deudas, no? Pues yo pienso saldarlas todas hoy mismo con esa maldita familia! Por el Rey en el Norte!

Mis piernas se mueven e inicio la carrera, el aire se agolpa en mis pulmones y grito sacando toda la rabia acumulada. Grito cualquier barbaridad que me viene a la cabeza, uniéndome al resto de camaradas que, como yo, seguimos al Gran Jon Umber. Las tropas de los Lannister se giran y nos miran como si estuviéramos locos, en algunos comienza a dibujarse el miedo, dudan, esperan órdenes. Hemos logrado sembrar la confusión.

Enseño los dientes con la sonrisa más tenebrosa que soy capaz de esbozar, doy un último impulso a mis piernas y salto entre los soldados, descargando toda la fuerza de mi brazo a través de la espada: - Por el Rey en el Norte!


Guardián de la Noche


Quieres leer más relatos?
- El Rey Dragón
Adiós

EL EJÉRCITO DE TYRION - La Mano del Rey

"EL EJÉRCITO DE TYRION"


El camino transcurría plácidamente flanqueado a ambos lados por altos pinos, como soldados en perfecta formación. Era un bosque interminable, tupido como una alfombra en el que los árboles peleaban por cubrir cada pulgada de terreno.

Tyrion Lannister, el Mediohombre, contemplaba distraído el monótono paisaje a lomos de su caballo, absorto en sus pensamientos y gozando de un momento de paz. A pesar del frío, casi era capaz de olvidar que tras él cabalgaban un buen número de hombres y mujeres pertenecientes a los clanes de la montaña, hombres y mujeres que primero matarían y después preguntarían.

Se giró un momento, echando la vista atrás, y topó con la penetrante y fría mirada de Shagga, jefe de los Grajos de Piedra. También pudo ver a la “encantadora” Chella, que comandaba a los Orejas Negras, y cerca de ella cabalgaba Timett, el líder de los Hombres Quemados.

No sabía cuál de ellos le daba más miedo, si el gigantón, la coleccionista de orejas o el tarado de un solo ojo. Después de haber tenido el placer de conocerlos en las Montañas de la Luna, había tenido que exprimir su inteligencia e ingenio para convencerlos y ganarse su apoyo.

- Mi padre se va a poner muy contento. Oh, sí, contento de veras, casi me lo imagino dando saltitos de alegría - dijo Tyrion volviendo la vista al frente.
- No creo que tu padre comparta tu visión - replicó Bronn.
- Su amado y añorado hijo acompañado de un lustroso y disciplinado ejército de salvajes. Qué te parece?
 Menos es nada - dijo el mercenario.
- Tienes razón. Aunque no sé hasta qué punto su lealtad resulte fiable, por lo menos saben manejar el acero y son excelentes jinetes. Lo único que espero es que no se despedacen entre ellos antes de llegar a las Tierras de los Ríos, tienen tanta fuerza y tanta inteligencia como un toro - se resignó Tyrion.

Bronn no dijo nada más, curiosamente no hizo gala se su negro sentido del humor y se sumió en el silencio. Tal vez estuviera cansado, llevaban varias jornadas a caballo y el frío tampoco ayudaba a levantar el ánimo. Quizá los dioses tuvieran ganas de divertirse o fuera puro azar, pero por si el gélido clima no fuera suficiente, empezó a caer una fina lluvia que amenazaba con arreciar. Tyrion maldijo contrariado.

- Sabes una cosa Bronn, tengo el culo dolorido. Echo de menos una cama de verdad, una mujer fogosa y un buen trago de vino de El Rejo - dijo mientras se cubría con la capucha.
- Pues espero que tu excelso padre haya pensado en eso y lleve consigo unas cuantas putas y barriles de ese vino tan exquisito - por un momento le brillaron los ojos.
-  Ja, ja, seguro, Lord Tywin es muy detallista! El Viejo León nos recibirá entre vítores y con alfombra roja - sonrío Tyrion - Date por satisfecho si podemos llevarnos al gaznate un pichel de cerveza desbravada y un pedazo de carne seca.

La lluvia se tornó cada vez más molesta, repiqueteando insistentemente sobre su capucha y su capa, empapando su espalda y colándose por sus botas. Dios, cómo añoraba un baño caliente y un catre bien mullido.

La Mano del Rey


Quieres leer más relatos?
- El Rey Dragón
Adiós

CEBOLLAS CONTRA EL ASEDIO - El Caballero de la Cebolla

"CEBOLLAS CONTRA EL ASEDIO"


Vuelve a caer la noche en Bastión de Tormentas, una más. Las olas rompen contra el acantilado, una y otra vez, con insistencia infinita, en una lucha eterna del agua contra la piedra.

Desde los gruesos muros de la fortaleza puede contemplarse la Bahía de los Naufragios, en realidad un paisaje sobrecogedor, pero lo cierto es que Bastión de Tormentas ha resistido a todas las terribles tempestades que han osado arremeter contra ella. Hasta hoy.

Ha transcurrido un año y la situación es cada vez más compleja. Los víveres escasean y la ración diaria, si la hay, apenas da para acallar los estómagos durante unas pocas horas… a este paso gatos y perros tendrán que andarse con ojo. La gente enferma y el ánimo de los soldados decae. Bastión de Tormentas está cansado, agoniza y si no ha claudicado aún es sólo por la inquebrantable voluntad de su rey.

Stannis Baratheon, impertérrito, observa desde la muralla el bloqueo que están llevando a cabo la flota de Paxter Redwyne y los hombres de Mace Tyrell. Sitiado por tierra y mar, atrapado y sin suministros, sabe que cada día que pasa es un empujoncito más hacia el trágico final, pero sus apretadas mandíbulas son indicativas de que ese final será vendido a un alto precio. Es un hombre testarudo y con una determinación de hierro, pero con eso no se gana una guerra: “Ese bastardo malnacido de Mace y sus malditos vasallos… Dónde estarán las tropas de mi hermano?”, se pregunta el rey.

El sonido de unos pasos acelerados interrumpe sus pensamientos. El Señor de las Tierras de Tormentas entrecierra sus ojos mientras espera que el soldado recobre el aliento.

- ¿Qué sucede, soldado, a qué viene tanta premura?
- Mi rey… alguien ha conseguido romper el bloqueo.
- Repite eso, ¿qué ha pasado?
- Señor, al parecer, un barco ha logrado burlar la flota Redwyne esta misma noche y ha alcanzado unos de los túneles inferiores de la fortaleza.
- Alabados sean los dioses, por fin ha llegado mi hermano!
- Perdón, mi rey, pero no se trata de su hermano… ha llegado en un barco negro de velas negras y no lucía blasón alguno.
- Entonces… ¿quién demonios es?
- Davos Seaworth, el capitán de la Betha Negra… un… un contrabandista.
- ¿Un contrabandista? Curioso salvador nos envía la Fe. Llévame con él, no hay tiempo que perder.
- Disculpad, mi rey, una cosa más. El barco transporta un cargamento de pescado en salazón y cebollas.
- Cebollas… ardo en deseos de conocer a ese tal Davos. Vamos!

El Caballero de la Cebolla

Quieres leer más relatos?
- El Rey Dragón

LA OFRENDA - El Pasajero

“LA OFRENDA”


Oscureció. Las nubes escondieron a la luna. Una inmaculada capa de nieve cubría el calvero del bosque encantado donde se realizaría la ofrenda.

Con paso lento, inseguro, tambaleante, nervioso, recogido, Craster se alzó la capucha de su maltrecho abrigo. Todavía podía oír a los lejos los lamentos y sollozos de Mair. Pronto remitieron. El silencio empezó a ser ensordecedor. Sólo sus suaves pisadas y el leve susurrar del viento entre las ramas vacías de los árboles rompían la quietud del bosque. El candil con el que alumbraba su caminar daba algo de luz a la ya noche cerrada.

Se acercó al calvero. Se asomó. De repente, oyó el raspado de una cuchilla de cristal contra la corteza de un árbol. Se estremeció. Sintió frío. Un escalofrío recorrió su cuerpo cuando divisó, frente a él, dos motas de color azul entre los copos de nieve que empezaban a caer. Pronto, serían más.

Los Otros tenían en Craster a un aliado. Éste, más allá de conducir a los vigilantes del Muro hacía ellos, debía, a la vez, sacrificar a sus hijos varones y entregarlos, con vida, a los Caminantes Blancos para que estos pudieran alimentar a sus Wights. El problema es que hoy, el recién nacido no había sobrevivido.

Avanzó y depositó el cadáver del bebé en el centro del calvero. Antes de verse rodeado de Wights, giró sobre sí mismo y sin echar la vista atrás, volvió sobre sus pasos, esta vez más ligero. Al instante, sin haber llegado al límite del bosque, oyó, horrorizado, como el cuerpo sin vida que había dejado atrás era despedazado. Los espeluznantes alaridos de los Wights se le clavaron en el alma. Los miembros del cuerpo descuartizado fueron lanzados en diferentes direcciones con una fuerza descomunal, golpeando uno de ellos contra su espalda. Rompió a correr.


El Pasajero  


Quieres leer más relatos?
- El Rey Dragón
Adiós

ADIÓS - Jon Nieve

"ADIÓS"


Hace ya demasiado tiempo que corro desesperadamente por el bosque frío y húmedo del Norte.

Las ramas de los árboles laceran mi cara y mis manos al tiempo que la humedad acumulada en sus hojas limpia la sangre de mis heridas.

Me paro y escucho. Siguen ahí, cada vez más cerca. Puedo distinguir las voces pero mi respiración entrecortada y los latidos de mi corazón impiden entender sus palabras.

Los perros perturbados por la cercanía de su presa no dejan de ladrar, algunos incluso gimen, el botín está cerca. Morder, rasgar, batir las mandíbulas hasta que el amo los aparte a patadas para hacerse con la caza, y entonces, esperar a un lado a que éste los recompense con los desperdicios.

Sólo queda luchar. A muerte!

Me sereno, respiro hondo, los recuerdos invaden mi mente. Invernalia con su imponente fortaleza, el bosque de Dioses y el frío siempre expectante. Las caras se agolpan en la memoria, con sus nombres: Maestre Luwin, Rodrik y Jory Cassel, la Septa Mordane y la vieja Tata, el grandullón de Hodor, mis hermanos, mi madre… Entonces rememoro a mi padre, orgullo y honor hacen que desenvaine mi espada al tiempo que una sonrisa se dibuja en mi rostro y enseño los dientes. No tengo miedo, por los Dioses que soy un Stark!

Al Norte, no muy lejos de allí, el viejo Arciano deja caer una lágrima de sangre seguida de otra más grande, y otra, hasta convertirse en un reguero que tiñe de rojo el estanque que lo alimenta. No hay duda, el chico se fue con dignidad.