EL BLOG DE LOS LIBROS Y LA MÚSICA

TRANSLATE:

lunes, 21 de noviembre de 2016

DESTROZARES. CANCIONES PARA EL FINAL DE LOS TIEMPOS - ROBE

TÍTULO: Destrozares. Canciones para el final de los tiempos
AUTOR: Robe
AÑO: 2016
ESTILO: Rock transgresivo
SELLO: El Dromedario Records

"La palabra "destrozares" es un sustantivo, pero no viene como tal en el diccionario. No pierdas el tiempo buscándola ni intentando entenderla. Solo siéntela.

En este disco hemos puesto todos lo mejor y lo más puro que tenemos dentro. Menos yo. Yo he puesto mis carencias y mis errores. He puesto mi delirio, mi falta de gusto, mi confusión, mis lágrimas, mi vanidad, mi soledad de lechuza y mis contradicciones. 

Robe atropellando a Nietzsche".

Ha transcurrido poco más de un año y Robe vuelve a lanzar un nuevo disco, "Destrozares. Canciones para el final de los tiempos". Yo sólo puedo sonreír, aunque sea una sonrisa con tintes oscuros, tintes que tiñen también las letras del cantante extremeño, pero ojo, esa oscuridad que parece emerger de lo más hondo de las entrañas de Robe también es la culpable de la brillantez de los versos. Así es su último trabajo; brillantemente oscuro u oscuramente brillante, que cada cual lo interprete a su manera.

"Lo que aletea en nuestras cabezas", como comenté en su día, era un disco que tenía una cierta continuidad con los últimos que había publicado Extremoduro, alejándose unos centímetros en su sonoridad por incluir nuevos instrumentos y otros músicos al repertorio, aunque Robe seguía escribiendo a su manera, fiel a su estilo reconocible y auténtico, pero muy volcado en todo aquello que tiene que ver, que produce, que genera y degenera el amor y sus intrincados caminos. "Destrozares. Canciones para el final de los tiempos" se aleja un poquito más aún de Extremoduro porque el rock, la guitarra y el bajo ceden protagonismo a otro tipo de cuerdas y acordes, a los vientos metálicos, a pianos, acordeones y diversos y ricos arreglos musicales (por cierto, repite la misma formación musical que en el anterior trabajo). Sus letras no han variado, el talento del de Plasencia sigue intacto, cada palabra y cada frase llevan el ADN de Robe marcado a fuego. 

"Destrozares. Canciones para el final de los tiempos" tiene un título que no lleva a engaño, que anuncia perfectamente lo que vamos a encontrar en cuanto le demos al play. Robe está cabreado, pero claro, no voy a discutirle su cabreo porque, además, comparto buena parte de ese mosqueo. Algun@s dirán que quizá es una visión un tanto negativa del mundo, que la melancolía y el pesimismo inunda sus letras, pero si echamos un vistazo alrededor o vemos las noticias de un día cualquiera... ¿alguien cree que las cosas se están haciendo bien y que la humanidad camina en la dirección correcta? Que el mundo no es de colores acabas por descubrirlo tú mismo a base de hostias, lecciones y desencuentros; no mola, pero la realidad termina poniendo las cosas en su sitio. Y obliga (iba a decir invita, pero no sería correcto) a la reflexión. Y eso hace Robe, reflexionar, quejarse, confesar y sincerarse en voz alta.

Como decía en el primer párrafo, el disco tiene un marcado contraste de luminosidad y oscuridad. Esa luz la aportan, no solamente la capacidad escriptiva (no sé si existe el palabro, pero seguro que se entiende) y descriptiva de Robe, sino también la luminiscencia que irradia de la riqueza musical. Resulta chocante porque si uno escuchara únicamente las melodías podría llegar a pensar que estamos ante un disco relativamente alegre, pero son una auténtica contraposición al desgarro y la carne viva que se percibe en sus letras. "Destrozares. Canciones para el final de los tiempos" es uno de esos discos para degustar, escuchar con atención, leer sus letras, aunque algunas de sus canciones pongan en evidencia las carencias de la sociedad, la podredumbre de la clase política y el grito de socorro desatendido de un mundo en lenta agonía medioambiental.

Os dejo con el vídeo de "Por encima del bien y del mal", espero que os guste:


Roberto Iniesta es un tipo que siempre ha ido de cara, sin adornos y sin muchas concesiones y esa es una cualidad que he aprendido a valorar con el paso de los años. Me gusta Robe, me gusta mucho. Extremoduro es mi grupo de referencia y disfruto de sus trabajos, aunque los años nos hagan cambiar a todos y arañen algo de aquella furia, pero he crecido con ellos y la madurez aposenta. Yo tampoco soy el de hace 20 años, pero sigo estando en paz conmigo mismo, por eso valoro, admiro y aplaudo la evolución lógica de Extremoduro y el paso adelante de Robe a la hora de lanzar dos discos sin sus escuderos habituales, sólo por buscar un nuevo espacio en el que expresarse, sólo por inquietudes, pero sin renunciar a su pasado porque nadie dijo que la historia de la mejor banda de rock estatal haya concluido.

Gracias, Robe.

VALORACIÓN: 8'5/10

miércoles, 16 de noviembre de 2016

UN DÍA NADA MÁS - EL DROGAS

TÍTULO: Un día nada más
AUTOR: El Drogas
AÑO: 2016
ESTILO: Rock duro
SELLO: Warner Music






Reverencias, así empiezo mi entrada, rindiendo pleitesía, quitándome el sombrero y aplaudiendo merecidamente a Enrique Villarreal, El Drogas. Estamos ante un documento sonoro y visual de aúpa, en el que queda recogido el concierto que, el que fuera líder de Barricada, ofreció en Pamplona, el pasado 2 de julio de 2016. "Un día nada más", tomad buena nota del título de este apoteósico y poderoso trabajo, un momento único e irrepetible. Y no lo digo de manera gratuita, no, es un concierto único y que, desgraciadamente para tod@s aquell@s que no pudimos ir, no volverá a suceder.

Y no es que la gira haya finalizado, quedan aún unos cuantos conciertos antes de que termine el año y pasará por Madrid, Valencia, Valladolid, Zaragoza, Barcelona, Bilbao y Pamplona, de nuevo... pero dudo mucho que tengamos el placer y la suerte de ver al cartel de lujo que acompañó a El Drogas y su banda en ese concierto, ya mítico, en tierras navarras: Rosendo Mercado, Carlos Tarque (M-Clan), Fito (Fito & los Fitipaldis), Luz Casal, Kutxi Romero (Marea), Yosi (Los Suaves), Quique González, Leiva (ex Pereza), Rulo (Rulo y la Contrabanda), Ara Malikian, Carlos Escobedo (Sôber), Iván Ferreiro (ex Los Piratas), Gorka Urbizu (Berri Txarrak), Vito (Sínkope), Álvaro y Ovidi Tormo (Los Zigarros), Julieta Itoiz (La Chula Potra), Brick Paco (Benation) e Ibai (Motxila 2, un grupo formado desde la Asociación de Síndrome de Down de Navarra).

El disco, producido por Carlos Raya y que se vende en un formato molón de doble cd y doble dvd y acompañado por dos libretos de fotos del concierto, es el mejor orgasmo posible a una gira de más de 3 años que ha tenido a El Drogas presentando el disco "Demasiado tonto en la corteza", publicado en 2013 y del que ya hablé en este blog. Una fiesta, qué coño, un fiestón al que han acudido todo ese mogollón de invitados de lujo, poniendo de manifiesto no solamente el buen momento de forma de Enrique Villarreal, sino también el respeto que le profesan sus compañeros y compañeras de profesión. Rock & roll, damas y caballeros.

"Un día nada más" incluye temas de Barricada, de Txarrena, de La venganza de la abuela y de su carrera actual, así que es un repaso de más de 2 horas de duración, aunque el concierto fue más largo, mucho más largo y repartido en tres escenarios diferentes! El Drogas arropa a su banda habitual con Selva Barón y Patricia Greham (dos coristas que le dan un toque de música negra) y Germán San Martín (teclados de alto nivel), que se suman a sus compañeros de viaje: Brigi Duque (poderosa presencia y batería), Eugenio Aristu "Flako" (bajo) y Txus Maraví (guitarra).

Este es un trabajo de rock & roll auténtico, de ese rock duro que se mamó cuando Barricada irrumpió en la primera mitad de los 80, de ese que sabe al Carabanchel de Rosendo, de ese con el que se han criado generaciones posteriores como las de Fito o Kutxi y que aún dejará huella e influencia en los grupos que estén por nacer. "Un día nada más" es un pedazo de disco, 28 canciones para disfrutar y de todos los estilos: desde el rock reivindicativo, al repaso a la Guerra Civil, desde las canciones más íntimas, a la crítica política y, cómo no, los clásicos de Barricada. El que no quiera cantar o saltar, que acuda al médico porque tiene un grave problema.

Elegir una canción de las muchas que incluye el disco doble es complicado, cada uno tendrá sus preferidas y hay auténticos bombazos como "Bahía de Pasaia", "Collar abandonado", "Oveja negra", "Barrio conflictivo" o "Azulejo frío", pero yo me he decantado por "Frío" por tres motivos: el primero porque es un homenaje a Manolo Tena, el segundo porque me encanta cómo suena y el tercero por el trío de ases que acompaña a El Drogas en el escenario:


Y nada más, espero que disfrutéis del disco y si podéis verlo en directo, no os lo perdáis.

P.d.- Enrique, si me permites copiar tu estilo, te diré que ha sido un puto placer escuchar el disco, a gusto! Y te agradeceré siempre, siempre que compusieras "Cordones de mimbre" porque es una canción preciosa y porque, aunque no la olvide nunca, siempre me recuerda a mi abuela. Gracias.

VALORACIÓN: 10/10