EL BLOG DE LOS LIBROS Y LA MÚSICA

TRANSLATE:

jueves, 22 de noviembre de 2018

THE THIN RED LINE - HANS ZIMMER

TÍTULO: The Thin Red Line
AUTOR: Hans Zimmer
AÑO: 1998
ESTILO: Banda Sonora Original
SELLO: RCA

"Año 1942, en plena Segunda Guerra Mundial, en la isla de Guadalcanal, en el Pacífico. Un grupo de hombres de la compañía de fusileros del ejército americano "C de Charlie", combate contra el ejército japonés por la conquista de una estratégica colina. Este grupo forma parte de las tropas enviadas para relevar a las unidades de infantería de la Marina, agotadas por el combate".

En diciembre de 1998 se estrenaba la colosal película "The Thin Red Line", dirigida por Terrence Malick al adaptar la novela homónima de James Jones. En breve se cumplirán 20 años del estreno de ese peliculón, así que he decidido anticiparme un poco y repasar su banda sonora.

En mi opinión es una obra maestra del cine bélico y, sin duda, el mejor largometraje de Malick. Una película próxima a las 3 horas de duración, con un elenco de actores brutal (Nick Nolte, Sean Penn, Jim Caviezel, John Cusack, Adrien Brodi, Elias Koteas y pequeños cameos de George Clooney o Woody Harrelson, entre otros), ambientada en la II Guerra Mundial. Narra la invasión de la isla de Guadalcanal con el objetivo de evitar que el Ejército Imperial japonés establezca allí una base aérea. Más allá del drama bélico, el film de Malick recoge las frustraciones personales, los intereses individuales, las tensiones entre los soldados o los conflictos morales a los que se ven sometidos los integrantes de la compañía, contrastando poderosamente con el paraje bucólico que representa el paisaje tropical y con la paz que transmiten los habitantes nativos de la isla, como ajenos al conflicto.

El encargado de poner música a toda esa epopeya fue Hans Zimmer en el que, para mí, es uno de los trabajos más sólidos y completos del compositor alemán. La popularidad del de Frankfurt no era la misma de la que goza hoy, convertido ya en un reputado y casi omnipresente compositor y productor (además de contar con un buen número de pupilos). Si bien ya había trabajado en películas como "Rain Man", "Thelma & Louise", "Marea Roja", "La Roca" y, cómo no, "El Rey León" -con la que se llevaría el Oscar en 1994-, sin duda, es con "The Thin Red Line" con la que roza la perfección. Curiosamente, esta banda sonora no logró el Oscar, aunque sí estuvo nominada (de hecho, la película no obtuvo ningún premio, a pesar de estar nominada en 7 categorías).

Hans Zimmer nos regala una composición de casi una hora de duración, casi 60 minutos que, a pesar de lo que podamos pensar, apenas contienen carga épica. ¿Es eso posible? Estamos acostumbrados a escuchar la música de "El Último Samurai", de "Piratas del Caribe", de "Black Hawk derribado" o de "Gladiator", partituras en las que el ingrediente épico resulta imprescindible y en las que reconocemos perfectamente las melodías del compositor alemán. Entre los detractores de Zimmer siempre hay quien dice, más allá del uso del sintetizador, que sus bandas sonoras son similares y cuesta distinguir si una pieza corresponde a "Origen" o a "Batman", por ejemplo. Curiosamente, "The Thin Red Line" forma parte de ese selecto club de composiciones de Zimmer que se salen de su línea habitual.

A pesar de ser una cinta bélica que podría invitar a realizar una música más próxima a las películas de acción, Zimmer la deriva en una partitura hermosa, melódica, tranquila y casi bucólica. Puede parecer contradictorio, pero cuando uno se sienta a ver la película de Malick, comprende porqué el compositor alemán se decantó por esa composición. La película, aunque contenga escenas duras y sangrientas propias de un conflicto bélico, no deja de ser una cinta más centrada en las emociones, los pensamientos e incluso en una cierta liberación individual. Eso no quiere decir que obvie, evidentemente, temas como la desolación, la muerte, la angustia y los miedos que afrontan los diferentes personajes, pero ese baile de emociones, ese cóctel tan contrapuesto de luces y sombras, es lo que plasma a la perfección Hans Zimmer en una música capaz de recoger todas y cada una de las sensaciones que puede vivir un soldado durante una guerra.


Terrence Malick no pretende hacer de "The Thin Red Line" una película patriótica y tampoco apuesta por una clara postura antibelicista, más bien es un viaje espiritual y reflexivo que nos lleva a la cabeza, a los pensamientos  y cuestiones que se plantean varios de los protagonistas del film ante las diferentes situaciones que van viviendo. Hans Zimmer hace lo propio con la banda sonora, no hay fanfarria, no hay percusión, no hay ritmo trepidante... porque no hay nada de lo que vanagloriarse o celebrar, nada dentro de la locura que siempre supone una guerra; no hay nada glorioso dentro de una tragedia. Las melodías, por lo general suaves y siempre bellas, acompañan a los soldados y nos sumergen en sus propias batallas interiores, su embrutecimiento, sus dudas, sus fantasmas, sus agonías, sus breves momentos de iluminación... Zimmer complementa a la perfección la poesía visual de la cámara de Malick, que siempre nos ofrece poderosas imágenes del infierno de una guerra, enfrentadas a la mágica fuerza que rebosan los paisajes.

En definitiva, si no habéis visto esta película, deberíais hacerlo. Si no conocéis su banda sonora, deberíais hacerlo. Y si habéis visto "The Thin Red Line" y conocéis la composición de Hans Zimmer, volver a disfrutar del film y prestar mayor atención a la música para ser plenamente conscientes de la armonía existente entre las imágenes y la música. Una obra maestra.

VALORACIÓN: 10/10

martes, 13 de noviembre de 2018

BOGAVANTE JOHNSON - MIKE MIGNOLA & JOHN ARCUDI

TÍTULO: Bogavante Johnson
VOLÚMENES:
   1. El prometeo de hierro
   2. La mano ardiente
   3. Satán se huele el pastel
   4. ¡A por el Bogavante!
  5. El fantasma del pirata y los monstruos de metal del centro de la ciudad
AUTOR: Mike Mignola & John Arcudi
EDITORIAL: Norma Editorial
AÑO: 2014-2018
GÉNERO: Cómic

Que el maravilloso universo de Hellboy ha permitido a Mike Mignola jugar y desarrollar otros hilos argumentales, dando cabida a nuevos personajes o poniendo en primera línea de fuego a actores secundarios, es indudable. Buena muestra de ello es la colección dedicada a la "A.I.D.P.", la agencia de investigación paranormal creada para la serie del conocido demonio rojo y de la que ya se han publicado un buen número de cómics. Además, el guionista californiano, ha explorado otros terrenos -ya reseñados en el blog- con Sir Edward Grey (un cazador de brujas en la Inglaterra victoriana), el expeditivo Baltimore (un soldado en busca de venganza contra los vampiros en plena Gran Guerra) o la extraña armadura de vril presentada en "Sledgehammer 44". Teniendo en cuenta que ya han transcurrido -nada más y nada menos- 25 años desde la concepción de Hellboy, resulta sorprendente la capacidad de Mike Mignola para seguir estirando del hilo. Cierto que el resultado no siempre es el mejor, que mantener las cotas de creatividad y originalidad es complicado y que, cuando uno ya ha leído varias obras del de Berkeley, algunos argumentos, villanos, situaciones o escenarios pueden resultar demasiado familiares, pero a mí me gusta ese universo, esa ambientación y esas tramas rebosantes de misticismo, ciencias ocultas, fantasmas, demonios, nazis, experimentos...

Hoy voy a dedicarle la entrada a otra creación del prolífico guionista: el Bogavante Johnson, un vigilante enmascarado de la Nueva York de los años 30, azote de mafiosos y espías, enemigo de bandas y criminales. En esta ocasión, Mignola cuenta con la compañía de John Arcudi para desarrollar los guiones (ya trabajó con él en "Sledgehammer 44", así como en varias entregas de la serie "A.I.D.P."), explotando a un personaje que había aparecido ocasionalmente en las aventuras de Hellboy y que, al dotarlo de una serie propia, les ha permitido ir más atrás en el tiempo y situarse en la década de los años 30, cuando ya se respiraba un clima prebélico y los nazis estaban empezando a hacer de las suyas.

Aclaremos que el Bogavante no es un hombre dotado con poderes ni un superhéroe al uso. Es un justiciero, un simple mortal bien armado y bien entrenado para el combate cuerpo a cuerpo, con buen ojo para la investigación y que, además, cuenta con un pequeño equipo de ayudantes y fieles seguidores a los que les toca operar en la clandestinidad y de forma ilícita, según el cuerpo policial neoyorkino. El Bogavante es una especie de héroe enmascarado que trabaja en las sombras, sobre el que la prensa quiere conocer bastante más, investigado por la policía y temido/odiado por las bandas de maleantes de la época (digamos que sería una especie de Batman, pero con menos recursos económicos y menos "juguetes"). Y ¿por qué le llaman el Bogavante? sencillamente porque su modus operandi incluye dejar grabada a fuego una marca en forma de pinza del mencionado crustáceo en la frente de sus enemigos. Es su firma, una especie de Z al estilo de Don Diego de la Vega, más conocido como El Zorro.

Hasta ahora, Norma ha publicado 5 números en España. Algunos incluyen recopilaciones de relatos cortos (como sucede en "Satán se huele el pastel"), pero la mayoría ofrecen historias de más enjundia y con cierta continuidad temporal para que tengan cabida tramas más largas -así como subtramas- y para que alguno de los personajes que rodean al Bogavante pueda desarrollarse con relativa profundidad. Los guiones han ido mejorando conforme ha ido avanzando la serie, siendo el primer número ("El prometeo de hierro"), quizá, el más ligero. Da la sensación de que con la primera entrega apostaban claramente por las aventuras de corte clásico y la diversión, como si fuera una toma de contacto del tándem creativo Mignola-Arcudi, una especie de test para comprobar la respuesta del público lector.

Por lo demás, ya conocemos a Mignola y cuáles son todas sus fuentes, referencias y preferencias, por lo que el Bogavante Johnson va a ofrecer pocas sorpresas en ese sentido... pero, para qué engañarnos, los macabros experimentos nazis, el folklore de la Europa del Este, la reinterpretación de ciertas mitologías, el aroma a Lovecraft, las brujas, los científicos locos y esa bruma sobrenatural siguen funcionando a la perfección y más con esa estética tan característica de sus creaciones. Sólo hay que observar el diseño del personaje, el vestuario del Bogavante Johnson, toda su estética, armas, complementos y demás para darnos cuenta de que es "hijo" de Mignola. Añadir que son varios los dibujantes que han participado a la hora de dotar de vida las viñetas del Bogavante, pero de todos los que han dejado su sello, me quedo con el croata Tonci Zonjic porque me parece el más acertado para ilustrar tanto al personaje, como su entorno y situaciones. Tampoco quiero olvidarme de Dave Stewart, colaborador habitual a la hora de dar color y que encaja a la perfección con el estilo tan personal de Mike Mignola.

Así que, después de todo lo explicado, deciros que la lectura de las aventuras del Bogavante Johnson y su grupo de ayudantes se disfruta, divierte, entretiene, funciona y resulta interesante, más aún si te gusta Mignola y todo lo que su imaginación es capaz de concebir, pero tampoco estamos ante una obra imperecedera... por lo menos, de momento. Además, personalmente, me han parecido más interesantes las series dedicadas a Sir Edward Grey o Baltimore que la del enmascarado de la pinza.

VALORACIÓN: 7/10

martes, 9 de octubre de 2018

TRILOGÍA EL MAR QUEBRADO - JOE ABERCROMBIE

TÍTULO: El Mar Quebrado
LIBROS:
   I. Medio Rey
   II. Medio Mundo
   III. Media Guerra
AUTOR: Joe Abercrombie
EDITORIAL: Fantascy
AÑO: 2015-2016
GÉNERO: Fantasía Épica

"Juré vengarme de los asesinos de mi padre. Seré medio hombre, pero pronuncié un juramento entero.
Yarvi, el hijo menor del rey, nació con una malformación en una mano que ha llevado a todo el mundo, incluso a su propio padre, a considerarlo medio hombre. Por eso, en lugar de formarse como guerrero, al igual que el resto de varones de su estirpe, se ha dedicado a estudiar para convertirse en uno de los clérigos de su reino. Sin embargo, en la víspera de la última prueba para ingresar en esta poderosa orden de sabios, a Yarvi le llega la noticia de que su padre y su hermano han sido asesinados. Él es el nuevo rey".

Joe Abercrombie, estas son las dos únicas palabras que puedo escribir de manera imparcial, a partir de aquí toda mi opinión, aunque siempre intenta ser ponderada y objetiva, se ve alterada por el influjo que ejerce sobre mí el escritor británico. Me declaro, como he hecho en anteriores entradas dedicadas a sus libros, un fan incondicional de Abercrombie y un devorador de todas y cada una de sus obras desde que cayera en mi manos "La voz de las espadas", primer volumen de la excelente trilogía "La Primera Ley".

En esta ocasión, Abercrombie realiza una aproximación a la literatura juvenil. A mí de juvenil ya me queda poco más que el aspecto y algún hobbie, pero quise hacerme con esta nueva trilogía y volver a disfrutar de su inconfundible estilo, su ácido humor negro y esa peculiar fauna de personajes que suelen poblar sus páginas. La trilogía de "El Mar Quebrado" ha sido una muy buena adquisición y resulta altamente recomendable tanto para el público juvenil -al que va preferentemente destinado-, como para el lector más adulto y, por supuesto, para tod@s aquell@s fans de Joe Abercrombie.

"Medio Rey", primer volumen de la trilogía sirve, como no podía ser de otra manera, para presentar a los personajes y empezar a esbozar una historia que irá madurando a medida que avance la saga, ganando en profundidad y colorido, presentando a nuevos personajes y ofreciendo al lector algún giro argumental interesante. Además, para enriquecer la trama, el protagonismo se irá repartiendo, si bien el puntal siempre será el padre Yarvi, y, por ejemplo, en "Medio Mundo" veremos que gran parte de ese protagonismo se lo llevarán Espina Bathu y Brand, o que en "Media Guerra" tendrá un papel destacable la princesa Skara y uno de esos personajes que tanto gustan a Abercrombie, una heterogénea combinación de alma perdida, perro de la guerra y hombre atormentado y cortante como el mejor acero, pero no exento de sentimientos e inquietudes: Raith.

Partiendo de la base de que es una novela juvenil, no se le puede exigir la misma complejidad que sí han tenido anteriores novelas de Abercrombie, conviene no perder de vista ese detalle. De todos modos, eso no quiere decir que sea una trilogía facilona y simple. A los que ya conocen al británico, saben que es un escritor amante de introducir muchos y variados personajes, algunos bien pintorescos, de dotarlos de cierto carisma, de apariencias que luego no resultan ser lo que parecían, que evolucionan a cada página y que terminan sorprendiendo por las decisiones que toman, obligados o no, a lo largo de la historia. No es la trilogía de "El Mar Quebrado" una excepción, poco o nada tendrán que ver los personajes que conozcamos en "Medio Rey" con los que veamos finlamente en "Media Guerra". No será la misma reina Laithlin, ni la misma Espina, ni el mismo Koll, ni la misma Skara, ni, por supuesto, el mismo Yarvi cuando cerremos el libro.

Hablando de personajes, siempre es remarcable la preponderancia que Abercrombie ha otorgado a los personajes femeninos. Nunca son meras comparsas o actrices secundarias de lujo, no, ellas también deciden el destino de muchos, son parte activa en toda la historia y terminan siendo imprescindibles en la consecución de "El Mar Quebrado". A las féminas ya mencionadas, hay que sumarle la extraña, divertida e imprevisible Skifr, una especie de bruja, maga, chamán, guerrera y superviviente, tan irritante y descarada, como entrañable y vital. La trilogía agradece y mucho su irrupción y su lengua viperina.

Tampoco quiero olvidarme del inquietante y misterioso Nada, un personaje que aparece en "Medio Rey" y del que poco sabemos -muy del estilo Abercrombie-, pero que termina alzándose como un... bueno, no os contaré más, os chafaría una de las sorpresas de "El Mar Quebrado" y es mejor que descubráis vosotr@s qué hay detrás de Nada.

Es una trilogía repleta de aventuras, en un mundo más o menos reconocible geográficamente, con rudos bárbaros, temibles guerreros, poderosas mujeres, hermosas reinas, astutos clérigos... todos ellos gobernados por el Alto Rey, una especie de tirano vestido de generoso monarca que decide el destino (político, económico y militar) de todas las tierras. Como en todas las obras de Abercrombie, no puede faltar la épica, la traición, las batallas, los viajes, el amor, la política, la religión, las interesantes reflexiones sobre la cruda realidad e incluso reserva un pequeño espacio para la magia -podemos llamarla también tecnología- cuando nos habla de un pasado remoto en el que los elfos hollaron las tierras que circundan el Mar Quebrado.

Puede que "Medio Rey" sepa a poco para un lector adulto y que haya saboreado anteriormente la pluma de Abercrombie, pero la trilogía sube enteros en "Medio Mundo" y llega a su cénit en "Media Guerra", logrando urdir una trama sólida, de costuras resistentes, con hilos argumentales que van mezclándose con acierto, cruzando algunos caminos y regalando, como viene siendo habitual, un final bien resuelto, apoteósico e intenso que deja un regusto agridulce en el paladar... y es que esto no es Disney y pocos suelen comer perdices. Vamos, que no es una novela juvenil al uso; a medida que avanza gana en crudeza, el vocabulario no es descafeinado -aunque tampoco tan rudo como en anteriores obras del autor-, ni tampoco escatima en detalles o descripciones, además de contener suficiente carga ética y filosófica como para detenerse a pensar.

"El Mar Quebrado" nos dibuja un nuevo universo que Joe Abercrombie podrá explorar y ampliar (o no) más adelante, con una terna de personajes interesantes que tienen futuro por delante y con hilos de los que aún puede estirar. Ya dije al principio que me cuesta ser imparcial con el escritor británico, he disfrutado de toda su obra y lo considero uno de los mejores autores actuales, un referente de la fantasía épica, así que no dudéis en haceros con esta trilogía, recorrer el Mar Quebrado y conocer a los personajes que lo habitan.

VALORACIÓN: 8/10

lunes, 1 de octubre de 2018

JOMSVIKING - AMON AMARTH

TÍTULO: Jomsviking
AUTOR: Amon Amarth
AÑO: 2016
GÉNERO: Death Metal
SELLO: Metal Blade Records

"Jomsviking: una legendaria hermandad de mercenarios vikingos muy activos entre los siglos X y XI, fieles al paganismo nórdico, especialmente al culto dedicado a Odín y Thor. Han aparecido en numerosas sagas islandesas, pero algunos historiadores cuestionan su existencia, pero parece que se asentaron en Jomsburg, una fortaleza situada al sur del mar Báltico".

Amon Amarth lanzará el próximo 16 de noviembre "The Pursuit of Vikings", un nuevo disco, más DVD y otros extras, que recopilará sus 25 years in the eye of the storm, a través de dos grandes conciertos que la banda ofreció el año pasado en el Summer Breeze Open Air de Dinkelsbühl (Alemania) y un documental sobre los mencionados 25 años de carrera, narrado por los propios componentes de la banda sueca.

Aprovechando ese inminente lanzamiento, haré un breve repaso de Amon Amarth y os hablaré de su último disco publicado en 2016: "Jomsviking". El origen de la banda nos lleva hasta Suecia y al año 1992, buscando la inspiración para bautizar el grupo en la montaña más conocida como Orodruin, sita en la Tierra Media, el maravilloso universo creado por JRR Tolkien. Como veis ya hace unos cuantos años que pasean su metal por muchos escenarios y países, exhibiendo su poderío, su contundente directo y su preferencia por la temática vikinga y por la mitología nórdica. Amon Amarth, que lleva ya 10 discos publicados, se ha consagrado como uno de los grupos referentes dentro del death metal melódico, fama que les llegó con el brutal "Twilight of the Thunder God" (2008) y que consolidaron con el "Surtur rising" (2011), discos que los encumbran a lo más alto y que les permite, actualmente, gozar de un respetado y merecido estatus. Mención especial merece Johan Hegg, líder y principal cara visible de Amon Amarth, aunque Ted Lundström (bajista) y Olavi Mikkonen (guitarra) lleven tanto o más tiempo que él en la formación.

Realizada esta breve introducción, pasaré a hablaros de "Jomsviking", último álbum de estudio y primer álbum conceptual que edita Amon Amarth en su larga trayectoria. He optado por hacer un breve prólogo al inicio para tratar de explicar, de manera muy sucinta, quiénes eran los jomsviking y para que podáis haceros una idea del contenido del disco. En palabras de Johan Hegg, el disco narra la historia de un joven vikingo enamorado de una muchacha a la que casarán con otro, accidentalmente mata a un hombre y se ve obligado a huir, pero jura regresar para recuperar a la chica y vengarse... y para ello se une a los temibles jomsviking. Así pues, "Jomsviking", canción a canción, nos va explicando cómo ese joven vikingo empezará a caminar por un sendero de violencia, sangre y venganza que deberá llevarlo hasta su amada.

No es su mejor disco porque, como otras grandes bandas, los años, el éxito y una crítica bastante unánime, pueden llevar a un cierto acomodo. Así, "Jomsviking" resulta un buen disco, de excelente factura, producción y sonido grandilocuente que tiene de original, como ya comenté antes, el hecho de que sea conceptual, pero que aporta poco más a la discografía de Amon Amarth. Sí, claro, es reconocible desde el primer riff, desde que el doble bombo empieza a tronar, desde que Johan Hegg irrumpe con su vozarrón y desde que las cuidadas melodías y el pulido trabajo instrumental cabalgan de la mano con el death metal rumbo a Valhalla. En ese sentido, Amon Amarth se mantiene fiel a su estilo personal, regalando un disco que gustará a todos sus fans y quizá convenza a algún recién llegado, pero que no logrará hacer ni un ápice de sombra al poderoso "Twiligth of the Thunder God", aunque sí reconozco que mejora a su anterior trabajo "Deceiver of the Gods" (2013).

Contiene temas muy pegadizos, desde su singles "First Kill" y "At dawn's first light", pasando por "Raise your horns" o la sorprendente "A dream cannot be", cantada a duo con la legendaria Doro, aunque a mi las que más me gustan son "The way of Vikings" y "One thousand burning arrows".


En definitiva, disco currado, que suena muy bien y que no deja de ser otro eslabón en la sólida cadena forjada por Amon Amarth.

VALORACIÓN: 7'5/10

martes, 14 de agosto de 2018

ENANOS - NICOLAS JARRY & VARIOS ARTISTAS

TÍTULO: Enanos
VOLÚMENES:
     1. Redwin de la Forja / Ordo del Talión
     2. Aral del Templo / Oösram de los Errantes
AUTOR: Nicolas JArry y varios dibujantes
EDITORIAL: Yermo Ediciones
AÑO: 2017-2018
GÉNERO: Cómic

"Redwin de la Forja ha aprendido todos los secretos para convertirse en el mejor forjador del mundo de los enanos de su padre, Ulrog... todos los secretos menos uno, cómo forjar armas. Redwin pondrá todo su empeño en apartarse de su padre, al que considera un cobarde, y aprender el arte de las armas. Por otro lado, a Ordo la vida le depara solo un destino trágico: una infancia separado de su familia, una iniciación cruel y dolorosa para convertirse en un ser impío y tenebroso, en un sicario al servicio de la Orden del Talión... pero en su corazón todavía queda algo de esperanza".

La editorial Yermo Ediciones ya había presentado en 2016 la exitosa serie "Elfos", ideada por Jean-Luc Istin y Nicolas Jarry. La acogida fue espectacular, no en vano hay muchos amantes y lectores de la fantasía épica más pura, aquella que alumbró JRR Tolkien en su maravillosa Tierra Media de El Señor de los Anillos y que, posteriormente, otros autores han ido expandiendo, innovando y construyendo hasta generar un vasto universo fantástico que alberga todo tipo de criaturas, razas, ciudades, montañas, magia, runas, armas, bosques e incluso gastronomía. Istin y Jarry decidían apostar por la lectura más tradicional, incluyendo en sus cómics todos aquellos elementos habituales e icónicos del mundo élfico.

No es que no me gusten los elfos, pero siempre me han caído más simpáticos los enanos por su carácter, su vínculo con las montañas y ese talento innato para con las piedras y los metales... así que cuando supe de la publicación de la serie "Enanos", me lancé de cabeza a por ella. Sabiendo de la buena crítica que habían recibido los diferentes álbumes de "Elfos", que Nicolas Jarry también estaba al frente de los guiones y después de ver las espectaculares portadas de los dos volúmenes publicados por Yermo Ediciones -conociendo, además, la calidad de sus publicaciones-, esperaba encontrar un trabajo sólido de guión y un apartado gráfico que estuviera a la altura. Adelanto que no me ha defraudado en absoluto y que espero impaciente la publicación del tercer volumen. 

Han optado por repetir la fórmula aplicada en "Elfos", es decir, reunir diferentes equipos artísticos que explicaran e ilustraran historias conclusas (en concreto, dos historias por volumen), cada una de ellas dedicada a una de las cuatro Órdenes que conforman la sociedad de los enanos: la Forja, el Talión, el Templo y el Escudo. Añadiendo a los Errantes, un quinto estrato social, pero que no es considerado una Orden y que está formado por parias dedicados a la agricultura y la ganadería sin derecho a ejercer otras profesiones ni poseer riquezas. Así pues, publicados dos volúmenes, tenemos ya un total de cuatro historias, quedando pendiente la dedicada al Escudo... aunque parece evidente que habrá más historias de las Órdenes y de los Errantes aparecidas hasta ahora.

La idea consiste en narrar historias de personajes concretos y, a través de ellos, adentrarnos en la sociedad, cultura, costumbres, divinidades y política de los enanos. El hecho de que los protagonistas de "Enanos" formen parte de las diferentes Órdenes nos permite acceder a los entresijos de cada una de ellas y poder contar con un Errante también hace posible comprender que en la sociedad enana no todo es tan brillante como el filo de las armas que son capaces de forjar.

Como, de momento, los cuatro guiones han sido obra de Jarry, las cuatro historias poseen similar solidez, coherencia, interés y buen trabajo de elaboración, con un puesta en escena inicial a modo de flashbacks que nos permite comprender el origen y/o motivaciones del protagonista, y un posterior desarrollo convincente que conduce hasta un final potente. Donde sí hay diferencias es en el apartado gráfico, puesto que vamos a encontrarnos con dibujantes diferentes y eso conllevará que, aunque se mantenga una cierta homogeneidad paisajística y en determinados detalles (armas, armaduras, edificaciones, etc.), ya dependa del gusto personal de cada uno qué historia encontremos más atractiva visualmente.

De las cuatro lecturas, me quedo con las andanzas de "Redwin de la Forja" y "Oösram de los Errantes", me parecen las más potentes en cuanto a fuerza visual y con un guión más elaborado, profundo e interesante. Son dos historias que derrochan épica, superación y sus protagonistas poseen suficiente carisma, además, el guión es más elaborado y contienen cierta carga moral que los dota de mayor seriedad. "Ordo del Talión" tiene algún giro que le confiere interés y me gusta el empleo de tonos más oscuros para su ambientación, así como el trazo vibrante en las escenas de acción y, finalmente, "Aral del Templo" resulta, en mi opinión, la más floja de las cuatro porque, aunque posee sus momentos, peca de poco original y resulta la menos atractiva en cuanto a ilustraciones, no terminando de convencerme el tratamiento físico de los enanos.

Sea como fuere, creo que es un proyecto muy interesante el comandado por Nicolas Jarry y que "Enanos" hará las delicias de todos aquellos lectores amantes de la fantasía heroica, de los que ya disfrutaron con la serie de "Elfos" y de los fans de los rudos enanos y sus míticas forjas. Bebiendo de la épica más tradicional y hundiendo sus raíces en la rica herencia de Tolkien, los "Enanos" de Jarry prometen hacerse un hueco gracias a esta atrayente propuesta.

VALORACIÓN: 8/10