EL BLOG DE LOS LIBROS Y LA MÚSICA

TRANSLATE:

jueves, 15 de diciembre de 2016

EN LOS CONFINES DEL MUNDO: LA ODISEA DE SIR ERNEST SHACKLETON - MALATERRE, HENRY, RICHEZ & FRASIER

TÍTULO: En los confines del mundo: La odisea de Sir Ernest Shackleton
AUTORES: Jacques Malaterre, Jean-François Henry, Hervé Richer & Olivier Frasier
EDITORIAL: Yermo Ediciones
AÑO: 2015
GÉNERO: Cómic

"'Se buscan hombres para un viaje peligroso. Sueldo exiguo, frío intenso y días de absoluta oscuridad. No se asegura retorno con vida. Honor y reconocimiento en caso de éxito'. Sir Ernest Shackleton publicó este anuncio en el periódico con el objetivo de hacer realidad su sueño, su obsesión: ser el primer hombre en cruzar la Antártida. A bordo del Endurance, Shackleton y sus tripulantes deberían demostrar su resistencia, su determinación y su aguante... y enfrentarse a sus peores miedos cuando el Endurance quedó bloqueado en un banco de hielo, sin imaginar que de aquella forma empezaba una aventura que sería recordada durante cien años".

Sir Ernest Shackleton, un pedacito de historia de la humanidad. Uno de los protagonistas y nombres más conocidos de la llamada "Edad heroica de la exploración de la Antártida", un intenso período de expediciones geográficas y científicas que arranca a finales del siglo XIX y se extiende hasta la década de 1920. Una época en que varios países se lanzaron en una frenética y arriesgada carrera por la conquista de la Antártida y del Polo Sur y que, a pesar de las penurias y dificultades logísticas, produjo diversos avances en varios terrenos científicos y el desarrollo de la geografía y cartografía del continente antártico. Además del mencionado Shackleton, otros nombres ilustres forman parte de la leyenda: Roald Amundsen, Robert Falcon Scott o Carsten Borchgrevink, entre otros.

Tras esta breve introducción histórica, me centraré en el cómic "En los confines del mundo: La odisea de Sir Ernest Shackleton", que narra la Expedición Imperial Transantártica británica que tuvo lugar entre 1914 y 1917. El guión de la obra corre a cargo del equipo formado por Jacques Malaterre, Jean-François Henry y Hervé Richer, dejando el apartado gráfico en manos de Olivier Frasier.

Como era de esperar, el cómic no aporta nada nuevo a la epopeya de Shackleton porque nos encontramos ante un relato fidedigno de los acontecimientos que tuvieron lugar durante la expedición a bordo del Endurance, hasta que este quedó encallado, y el posterior ejercicio de supervivencia y superación al que se vio sometido toda la tripulación. En ese sentido, el guión elaborado por Malaterre, Henry y Richer sólo tiene que relatar los hechos más relevantes de la expedición, no es necesario que inventen nada porque aquel viaje ya contiene suficientes argumentos como para convertirse en una aventura por sí misma. Y es tal la dimensión de la epopeya que, aún conociendo su desarrollo, obliga a devorar sus páginas para sobrevivir junto a Shackleton y sus valientes.

Sí me gustaría destacar el trabajo del trío francés de guionistas en el apartado humano y el desarrollo psicológico de los personajes porque aquí, más allá de la gloria expedicionaria y de la conquista de la Antártida, lo que se quiere explicar en "En los confines del mundo: La odisea de Sir Ernest Shackleton" es cómo aquel grupo de navegantes logró superar, uno tras otro, todos los obstáculos que el helado continente les lanzó de manera despiadada, ateridos de frío, agarrotados por el hambre y agotados por el titánico esfuerzo. Es un cómic vibrante e inquietante, quizá la muerte y más calamidades acechen en la página siguiente, pero siempre encontraremos a un Shackleton liderando al grupo, procurando que no se agriete, que no se rebele (cosa, por otra parte, completamente lógica y comprensible tras verse sometidos a las severas condiciones de vida), levantando el ánimo, alimentando la esperanza y aunque sus métodos no siempre fueran apreciados por la tripulación, sí terminaron resultando efectivos. Evidentemente, Sir Ernest Shackleton también tuvo sus miedos y sus dudas y éstas también quedarán reflejadas en las páginas del cómic.

Pero nada de todo eso sería posible sin la aportación de Olivier Frasier porque son sus viñetas las que insuflan vida a todo ese sufrimiento y capacidad de superación, son sus ilustraciones las que nos muestran todo aquello que tuvieron que afrontar y son sus dibujos los que permiten hacerse una idea del abrazo helado de la Antártida. Poder ver al Endurance adentrarse en esos mares remotos, esquivando glaciares, poder observar como los rostros de aquellos valientes se van demacrando conforme avanza el cómic, poder sentir la inmensidad desoladora del continente antártico... es un placer visual que acentúa las inquietudes que transmite el guión.

En definitiva, un cómic para acercarse a la figura de Sir Ernest Shackleton y su extraordinario viaje a bordo del Endurance, una historia sobre cómo sobrevivir y sobreponerse, sobre cómo el hombre, en algunas ocasiones, es capaz de levantarse, apretar los dientes y derrotar a la sombra de una muerte anunciada. Yermo Ediciones, una vez más, nos permite acercarnos a una época histórica de pioneros, aventureros y valientes que lograron, aunque algunos perdieran la vida, cumplir sus sueños.

VALORACIÓN: 8/10

lunes, 21 de noviembre de 2016

DESTROZARES. CANCIONES PARA EL FINAL DE LOS TIEMPOS - ROBE

TÍTULO: Destrozares. Canciones para el final de los tiempos
AUTOR: Robe
AÑO: 2016
ESTILO: Rock transgresivo
SELLO: El Dromedario Records

"La palabra "destrozares" es un sustantivo, pero no viene como tal en el diccionario. No pierdas el tiempo buscándola ni intentando entenderla. Solo siéntela.

En este disco hemos puesto todos lo mejor y lo más puro que tenemos dentro. Menos yo. Yo he puesto mis carencias y mis errores. He puesto mi delirio, mi falta de gusto, mi confusión, mis lágrimas, mi vanidad, mi soledad de lechuza y mis contradicciones. 

Robe atropellando a Nietzsche".

Ha transcurrido poco más de un año y Robe vuelve a lanzar un nuevo disco, "Destrozares. Canciones para el final de los tiempos". Yo sólo puedo sonreír, aunque sea una sonrisa con tintes oscuros, tintes que tiñen también las letras del cantante extremeño, pero ojo, esa oscuridad que parece emerger de lo más hondo de las entrañas de Robe también es la culpable de la brillantez de los versos. Así es su último trabajo; brillantemente oscuro u oscuramente brillante, que cada cual lo interprete a su manera.

"Lo que aletea en nuestras cabezas", como comenté en su día, era un disco que tenía una cierta continuidad con los últimos que había publicado Extremoduro, alejándose unos centímetros en su sonoridad por incluir nuevos instrumentos y otros músicos al repertorio, aunque Robe seguía escribiendo a su manera, fiel a su estilo reconocible y auténtico, pero muy volcado en todo aquello que tiene que ver, que produce, que genera y degenera el amor y sus intrincados caminos. "Destrozares. Canciones para el final de los tiempos" se aleja un poquito más aún de Extremoduro porque el rock, la guitarra y el bajo ceden protagonismo a otro tipo de cuerdas y acordes, a los vientos metálicos, a pianos, acordeones y diversos y ricos arreglos musicales (por cierto, repite la misma formación musical que en el anterior trabajo). Sus letras no han variado, el talento del de Plasencia sigue intacto, cada palabra y cada frase llevan el ADN de Robe marcado a fuego. 

"Destrozares. Canciones para el final de los tiempos" tiene un título que no lleva a engaño, que anuncia perfectamente lo que vamos a encontrar en cuanto le demos al play. Robe está cabreado, pero claro, no voy a discutirle su cabreo porque, además, comparto buena parte de ese mosqueo. Algun@s dirán que quizá es una visión un tanto negativa del mundo, que la melancolía y el pesimismo inunda sus letras, pero si echamos un vistazo alrededor o vemos las noticias de un día cualquiera... ¿alguien cree que las cosas se están haciendo bien y que la humanidad camina en la dirección correcta? Que el mundo no es de colores acabas por descubrirlo tú mismo a base de hostias, lecciones y desencuentros; no mola, pero la realidad termina poniendo las cosas en su sitio. Y obliga (iba a decir invita, pero no sería correcto) a la reflexión. Y eso hace Robe, reflexionar, quejarse, confesar y sincerarse en voz alta.

Como decía en el primer párrafo, el disco tiene un marcado contraste de luminosidad y oscuridad. Esa luz la aportan, no solamente la capacidad escriptiva (no sé si existe el palabro, pero seguro que se entiende) y descriptiva de Robe, sino también la luminiscencia que irradia de la riqueza musical. Resulta chocante porque si uno escuchara únicamente las melodías podría llegar a pensar que estamos ante un disco relativamente alegre, pero son una auténtica contraposición al desgarro y la carne viva que se percibe en sus letras. "Destrozares. Canciones para el final de los tiempos" es uno de esos discos para degustar, escuchar con atención, leer sus letras, aunque algunas de sus canciones pongan en evidencia las carencias de la sociedad, la podredumbre de la clase política y el grito de socorro desatendido de un mundo en lenta agonía medioambiental.

Os dejo con el vídeo de "Por encima del bien y del mal", espero que os guste:


Roberto Iniesta es un tipo que siempre ha ido de cara, sin adornos y sin muchas concesiones y esa es una cualidad que he aprendido a valorar con el paso de los años. Me gusta Robe, me gusta mucho. Extremoduro es mi grupo de referencia y disfruto de sus trabajos, aunque los años nos hagan cambiar a todos y arañen algo de aquella furia, pero he crecido con ellos y la madurez aposenta. Yo tampoco soy el de hace 20 años, pero sigo estando en paz conmigo mismo, por eso valoro, admiro y aplaudo la evolución lógica de Extremoduro y el paso adelante de Robe a la hora de lanzar dos discos sin sus escuderos habituales, sólo por buscar un nuevo espacio en el que expresarse, sólo por inquietudes, pero sin renunciar a su pasado porque nadie dijo que la historia de la mejor banda de rock estatal haya concluido.

Gracias, Robe.

VALORACIÓN: 8'5/10

miércoles, 16 de noviembre de 2016

UN DÍA NADA MÁS - EL DROGAS

TÍTULO: Un día nada más
AUTOR: El Drogas
AÑO: 2016
ESTILO: Rock duro
SELLO: Warner Music






Reverencias, así empiezo mi entrada, rindiendo pleitesía, quitándome el sombrero y aplaudiendo merecidamente a Enrique Villarreal, El Drogas. Estamos ante un documento sonoro y visual de aúpa, en el que queda recogido el concierto que, el que fuera líder de Barricada, ofreció en Pamplona, el pasado 2 de julio de 2016. "Un día nada más", tomad buena nota del título de este apoteósico y poderoso trabajo, un momento único e irrepetible. Y no lo digo de manera gratuita, no, es un concierto único y que, desgraciadamente para tod@s aquell@s que no pudimos ir, no volverá a suceder.

Y no es que la gira haya finalizado, quedan aún unos cuantos conciertos antes de que termine el año y pasará por Madrid, Valencia, Valladolid, Zaragoza, Barcelona, Bilbao y Pamplona, de nuevo... pero dudo mucho que tengamos el placer y la suerte de ver al cartel de lujo que acompañó a El Drogas y su banda en ese concierto, ya mítico, en tierras navarras: Rosendo Mercado, Carlos Tarque (M-Clan), Fito (Fito & los Fitipaldis), Luz Casal, Kutxi Romero (Marea), Yosi (Los Suaves), Quique González, Leiva (ex Pereza), Rulo (Rulo y la Contrabanda), Ara Malikian, Carlos Escobedo (Sôber), Iván Ferreiro (ex Los Piratas), Gorka Urbizu (Berri Txarrak), Vito (Sínkope), Álvaro y Ovidi Tormo (Los Zigarros), Julieta Itoiz (La Chula Potra), Brick Paco (Benation) e Ibai (Motxila 2, un grupo formado desde la Asociación de Síndrome de Down de Navarra).

El disco, producido por Carlos Raya y que se vende en un formato molón de doble cd y doble dvd y acompañado por dos libretos de fotos del concierto, es el mejor orgasmo posible a una gira de más de 3 años que ha tenido a El Drogas presentando el disco "Demasiado tonto en la corteza", publicado en 2013 y del que ya hablé en este blog. Una fiesta, qué coño, un fiestón al que han acudido todo ese mogollón de invitados de lujo, poniendo de manifiesto no solamente el buen momento de forma de Enrique Villarreal, sino también el respeto que le profesan sus compañeros y compañeras de profesión. Rock & roll, damas y caballeros.

"Un día nada más" incluye temas de Barricada, de Txarrena, de La venganza de la abuela y de su carrera actual, así que es un repaso de más de 2 horas de duración, aunque el concierto fue más largo, mucho más largo y repartido en tres escenarios diferentes! El Drogas arropa a su banda habitual con Selva Barón y Patricia Greham (dos coristas que le dan un toque de música negra) y Germán San Martín (teclados de alto nivel), que se suman a sus compañeros de viaje: Brigi Duque (poderosa presencia y batería), Eugenio Aristu "Flako" (bajo) y Txus Maraví (guitarra).

Este es un trabajo de rock & roll auténtico, de ese rock duro que se mamó cuando Barricada irrumpió en la primera mitad de los 80, de ese que sabe al Carabanchel de Rosendo, de ese con el que se han criado generaciones posteriores como las de Fito o Kutxi y que aún dejará huella e influencia en los grupos que estén por nacer. "Un día nada más" es un pedazo de disco, 28 canciones para disfrutar y de todos los estilos: desde el rock reivindicativo, al repaso a la Guerra Civil, desde las canciones más íntimas, a la crítica política y, cómo no, los clásicos de Barricada. El que no quiera cantar o saltar, que acuda al médico porque tiene un grave problema.

Elegir una canción de las muchas que incluye el disco doble es complicado, cada uno tendrá sus preferidas y hay auténticos bombazos como "Bahía de Pasaia", "Collar abandonado", "Oveja negra", "Barrio conflictivo" o "Azulejo frío", pero yo me he decantado por "Frío" por tres motivos: el primero porque es un homenaje a Manolo Tena, el segundo porque me encanta cómo suena y el tercero por el trío de ases que acompaña a El Drogas en el escenario:


Y nada más, espero que disfrutéis del disco y si podéis verlo en directo, no os lo perdáis.

P.d.- Enrique, si me permites copiar tu estilo, te diré que ha sido un puto placer escuchar el disco, a gusto! Y te agradeceré siempre, siempre que compusieras "Cordones de mimbre" porque es una canción preciosa y porque, aunque no la olvide nunca, siempre me recuerda a mi abuela. Gracias.

VALORACIÓN: 10/10

jueves, 6 de octubre de 2016

POWERS - BRIAN MICHAEL BENDIS & MICHAEL AVON OEMING

TÍTULO: Powers
AUTOR: Brian Michael Bendis & Michael Avon Oeming
EDITORIAL: Image Comics, Icon (Marvel), Panini
AÑO: 2000 - presente
GÉNERO: Cómic







"Powers" tiene ya unos cuantos años, de hecho, en USA empezó a publicarse en el año 2000 y, si no ando equivocado, a España llegó un poco más tarde. Era el año 2002. Por aquel entonces yo no había escuchado jamás los nombres de sus autores: Brian Michael Bendis y Michael Avon Oeming. Hoy en día esos dos tipos, que para mí eran desconocidos, son dos peces gordos en el mundillo del cómic, sobre todo Bendis. Ya han transcurrido mogollón de años y "Powers" sigue con vida, fiel a su estilo, tanto en el guión como en el trazo.

A algunos quizás os suene más por la serie que estrenaron en 2015 bajo el mismo título y que, por lo que he podido oír de algunos colegas y leer en algunas páginas web, poco o nada tiene que ver con el cómic. No la he visto, así que no puedo opinar, pero con lo que me ha llegado sobre ella... dudo que le dé una oportunidad.

Pero volvamos a los cómics de Bendis & Oeming, una mezcla de novela negra, superhéroes e historias de detectives. ¿Cuál es la gracia de "Powers"? pues que la policía tiene una división encargada de investigar los casos que atañen a los superhéroes, sean estos villanos o no. Los superhéroes, más allá de ocultar sus verdaderas identidades, son personajes famosos, casi estrellas (portadas de revista, entrevistas televisivas, blogs de internet, productos de merchandising, películas, etc.), adoradas por buena parte de una sociedad que se ha habituado a verlos surcar los cielos y pelearse en mitad de a calle haciendo gala de sus poderes. Ese es, a grandes rasgos, el escenario que nos platean los autores de "Powers".

Además, nada sería lo mismo sin el dúo de protagonistas: Christian Walker y Deena Pilgrim, detectives del departamento de homicidios especializado en superhéroes. Una pareja bastante peculiar, tanto en lo físico, como en su carácter y en el modo de afrontar las situaciones... pero funcionan y con eso no me refiero a si logran resolver los casos. Es una pareja que funciona perfectamente para el lector: su relación personal y los consiguientes diálogos resultan interesantes, frescos y divertidos.

El planteamiento es original... ¿en serio la policía puede detener e interrogar a los superhéroes? al fin y al cabo son polis normales, armados con sus pistolas y su antibalas, pero ningún arma o defensa específica contra los hombres y mujeres con capa que sobrevuelan la ciudad. Con un par, sal a la calle a hacer cumplir la ley a tipos capaces de volar, desintegrarte o reventar una pared de un puñetazo.

Bendis y Oeming tienen plena libertad a la hora de desarrollar las historias y cómo explicarlas, sin demasiados tapujos y el hecho de que el enfoque y punto de partida de la serie sea novedoso, convierte a "Powers" en un producto singular. Ojo, con esto no estoy diciendo que sea una obra maestra o que cada número de la serie merezca ovaciones cerradas, simplemente quiero decir que se trata de un cómic interesante, entretenido, con un trabajo gráfico atractivo y que aporta un soplo de aire fresco al género superheroico.

Brian M. Bendis es fiel a su concepto del superhéroe, restándole ese toque de glamour y el aura de divinidad, para volverlos más mundanos y terrenales, sacando a relucir sus defectos, debilidades e incluso su lado más oscuro. Así que los humaniza, siguen siendo sobrehumanos, pero nos enseña que tienen mierda bajo la alfombra... como casi todos. Por su parte, Michael A. Oeming aporta su peculiar estilo, próximo al cartoon, y utilizando los claroscuros y las sombras con bastante acierto, tal vez no sea el mejor artista del mundillo, puede que no guste demasiado, pero a mí me parece un estilo muy efectivo, con regusto cinematográfico y apropiado para "Powers".

El cómic resulta próximo, por la fluidez de los diálogos, porque son cotidianos, porque los personajes terminan hablando posiblemente como hablarías tú con algún colega y porque además tienen un punto ingenioso y un humor negro latente.

Por todo ello, "Powers" es una lectura recomendable, pero con una última advertencia: cuando terminéis un número, dejad un tiempo hasta el siguiente porque el principal defecto de "Powers" es que tiende a repetir ciertos esquemas que, por mucho que resulten efectistas y sean novedosos, al final, podrían caer en la monotonía. Cierto que, como toda serie de detectives, el trasfondo por narices será el de resolver el caso de turno y cierto que, también como toda serie de detectives, el hilo conductor será la pareja de polis, Walker-Pilgrim. Eso implica que algunas escenas (interrogatorios, partes de la investigación, momentos en la comisaría, etc.) se repitan porque así lo demanda el cómic por mucho que haya diferentes arcos agumentales... por eso mismo conviene tomarse un respiro entre lectura y lectura de "Powers".

Espero que lo disfrutéis, salud!

VALORACIÓN: 7'5/10

viernes, 12 de agosto de 2016

THE GLORIOUS BURDEN - ICED EARTH

TÍTULO: The Glorious Burden
AUTOR: Iced Earth
AÑO: 2004
ESTILO: Power Metal
SELLO: Steamhammer/SPV







"The Glorious Burden" es, probablemente, el mejor trabajo hasta la fecha de Iced Earth, sé que es una valoración puramente personal, pero siendo seguidor de la banda de Tampa (Florida) y habiendo escuchado hasta la saciedad su extensa discografía, creo estar en condiciones de lanzar semejante afirmación sin que me rebanen el pescuezo.

Si bien el álbum comienza a tomar forma en 2002, los fatídicos acontecimientos que tuvieron lugar en New York en septiembre de 2001 comportaron, más allá de la inolvidable tragedia humana, que Matt Barlow, hasta entonces cantante, decidiera abandonar el grupo y se dedicara a echar un cable a su país pasando a formar parte del cuerpo de policía. Entonces, Jon Schaffer, papá de la criatura metalera, acudió a Tim "Ripper" Owens, ex de Judas Priest, que por entonces también andaba en el paro. Y tíos... menuda elección! Todo el talento y poderío vocal de Owens puesto al servicio de las letras y de las composiciones de Schaffer, por otro lado un guitarrista contrastado, maestro del riff e imagen icónica de Iced Earth.

"The Glorious Burden" es un disco de esos llamados conceptuales, de marcada temática militar y tintes patrióticos, lo que lo aleja del resto de la discografía de Iced Earth que siempre ha tendido a la oscuridad y a la fantasía, pero, como he mencionado antes, los atentados del World Trade Center del 11-S golpearon a la banda, no solamente con la salida de Barlow, sino también a la hora de escribir las letras. Creo que hay que añadir que este disco deja constancia o confirma la evolución musical de la banda, ya que en sus orígenes sonaba más próxima al trash metal y ha terminado derivando hacia el power metal, donde se ha afianzado sólidamente.

Los 11 cortes de "The Glorious Burden" están relacionados de alguna manera con la historia bélica que ha marcado el paso del hombre por la Tierra desde que decidimos empezar a jodernos unos a otros, con perdón. Así en el álbum tienen cabida desde Atila el Huno (el temido azote de dios), el Barón Rojo (Manfred Von Richthofen, legendario piloto alemán de la I Guerra Mundial) o la famosa batalla de Waterloo (enfrentamiento entre el ejército francés de Napoleón y una alianza comandada por ingleses y prusianos). Además contiene un homenaje a las víctimas del señalado atentado del 11-S en "When the Eagle cries", está impregnada de sentimiento, pero también de ese puntito patriótico que tanto les gusta a los americanos y que también podemos encontrar en "Declaration Day", documento con el que los americanos declararon su independencia del Imperio Británico el famoso 4 de julio de 1776, en Philadelphia, firmado por nombres tan ilustres como Franklin, Adams o Jefferson.

Ahora bien, el plato fuerte de "The Glorious Burden" es la trilogía de canciones bautizada como "Gettysburg (1863)". Para aquellos a los que este nombre no les diga nada, permitirme una pequeña lección casera de Historia: es la batalla más sangrienta de la Guerra de Secesión americana, tuvo lugar durante los tres primeros días de julio de 1863 en la pequeña ciudad de Gettysburg y enfrentó a las tropas Unionistas encabezadas por el General Meade y a los Confederados comandados por el General Lee, marcando un punto de inflexión en la guerra civil y decantando la balanza militar y política a favor los estados de La Unión y su presidente, Abraham Lincoln. Realizado este pequeño apunte histórico, analicemos la composición musical.

"Gettysburg (1863)" está dividido en tres partes, "The Devil to pay", "Hold at all costs" y "High Water mark", superando los 30 minutos de duración. Las canciones se suceden, es decir, no hay cortes entre ellas y terminan entremezclándose, dando esa sensación de conjunto en lo que supone una composición muy elaborada, no sólo musicalmente, sino también en la continuidad de las letras. Jon Schaffer quiso hacerlo a lo grande y para la trilogía decidió sumar a la fiesta a la Orquesta Filarmónica de Praga (una orquesta relativamente asidua en la colaboración con bandas metaleras), además de otros arreglos como sonidos de cañones, mosquetes, griterío en el fragor de la batalla, etc.

¿Por qué una trilogía? bueno, como he explicado antes la cruenta batalla de Gettysburg duró tres días, así que cada canción está dedicada a una de esas jornadas. Estamos ante una composición épica, grandilocuente, ambiciosa y culminante, no sólo del disco, sino de toda la discografía de Iced Earth. Más allá del trabajo de Jon Schaffer a la hora de escribir y componer, creo que nada sonaría igual sin la presencia de Tim "Ripper" Owens... el tío canta con una entrega, una potencia, una variedad vocal y una carga emocional considerable, en serio, mira que hay grandes vocalistas en el mundo del heavy metal y yo a Owens no lo tenía entre mis favoritos, pero todo eso cambió tras este disco. Merece la pena escuchar su trabajo, así que os dejo con el vídeo:


VALORACIÓN: 9/10

viernes, 29 de julio de 2016

ESTELA PLATEADA: REQUIEM - J. MICHAEL STRACZYNSKI & ESAD RIBIC

TÍTULO: Estela Plateada: Requiem
AUTOR: J. Michael Straczynski & Esad Ribic
EDITORIAL: Marvel
AÑO: 2008
GÉNERO: Cómic

"Durante incontables años, la entidad que una vez fuera conocida como Norrin Radd ha navegado a través de las galaxias, explorando la oscuridad situada entre las estrellas y asistiendo al nacimiento y a la caída de poderosas civilizaciones. Ahora, su camino está próximo a llegar a su fin".

No negaré que Silver Surfer, conocido en España como Estela Plateada, era uno de esos personajes que me dejaban tan frío como su argénteo aspecto. No había leído nada sobre él, solamente aparecía como secundario en alguno de esos cómics del Universo Marvel que tienes por casa, pero nada más... admito, incluso, que desconocía que su verdadero nombre era Norrin Radd. Y bueno, aunque había visto la película "Los 4 Fantásticos y Silver Surfer", su presencia cayó en el olvido junto como la dudosa calidad de todo el metraje.

Esta introducción no es para entonar un mea culpa, al contrario, es para ensalzar las virtudes de "Estela Plateada: Requiem" porque, desde mi más absoluto desconocimiento del personaje, me he encontrado ante un cómic que me ha sorprendido, fascinado e incluso emocionado en algunos momentos. El guión de J. Michael Straczynski me ha parecido una maravilla, cargado de profundidad, épica e intensidad, de aquellos que invitan a reflexionar. Además, el dibujo de Esad Ribic, un tipo ya consagrado en el mundillo, agranda esas sensaciones contenidas en el guión.

Como siempre, no pienso explicar absolutamente nada sobre la historia y os recomiendo que no busquéis mucha información por la red o acabaréis sabiendo casi todo lo que sucede y, creerme, vale la pena acercarse al argumento de "Estela Plateada: Requiem" desde la más completa ignorancia. En la portada podéis ver a Spiderman (de hecho, la etapa de Straczynski con el arácnido es muy destacable), pero es un simple cameo, como el que protagonizarán los 4 Fantásticos, el Doctor Extraño y, evidentemente, Galactus, meros testigos de la epopeya de Estela Plateada. Y hasta aquí la información, el resto debéis descubrirlo vosotr@s.

Es un cómic para degustar, sin prisas, acomódate y busca un rato libre porque "Estela Plateada: Requiem" requiere de una lectura sosegada que te permita, además, admirar las ilustraciones de Ribic. El guionista de New Jersey escribe una historia de un elevado nivel, tanto narrativo como emocional, de aquellas que te harán plantearte o replantearte algunas cosas y te obligarán a leer un par de veces algunos de sus diálogos. El trabajo de Straczynski está un peldaño por encima de las habituales tramas superheroicas.

Ese profundo guión de Straczynski, sumado al poderoso trazo de Ribic, hacen de este cómic una de aquellas obras que, en mi humilde opinión, todo lector debería tener en su estantería.

"Estela Plateada: Requiem" es un cómic a tener muy en cuenta, digno de la grandeza de un personaje que, tras investigar sobre su origen e historia, se rebela contra un dios, se presenta como un heraldo de la muerte -hecho que le comporta un tremendo conflicto interior por ser de naturaleza pacifista-, es capaz de salvar tanto a su planeta original como a la Tierra a cambio de ser castigado... en definitiva, un ser atormentado, sacrificado y altruista que hubiese sido digno protagonista de las tragedias de la Antigua Grecia.

Así que, partiendo de la base que Silver Surfer era un personaje al que ni me había aproximado, que sus galácticas aventuras no me atraían en absoluto y que desconocía la naturaleza original de Norrin Radd, acabaré esta entrada confesando que cuando terminé la última página de "Estela Plateada: Requiem" pensé: "joder...", pensamiento simple, sí, pero es que en aquel momento no encontré más palabras. 

VALORACIÓN: 9/10

miércoles, 13 de julio de 2016

LAS CRÓNICAS DE EXCÁLIBUR: SEGUNDA CRÓNICA - JEAN-LUC ISTIN & ALAIN BRION

TÍTULO: Las Crónicas de Excálibur: Segunda Crónica
AUTOR: Jean-Luc Istin & Alain Brion
EDITORIAL: Yermo Ediciones
AÑO: 2016
GÉNERO: Cómic

"Excálibur, una espada que no sirve para destruir sino para construir. Pero en su nombre muchos reyes han combatido y han muerto, muchos reinos han sido reducidos a cenizas y el reino de las hadas corre un gran peligro. Tan sólo dos niños huérfanos, Lanzarote y Arturo, abandonados en la misteriosa isla de Avalón, tienen el poder de recuperar Excálibur y cambiar para siempre el destino de la isla sagrada...".

Tras disfrutar como un enano de Moria con el primer volumen de "Las Crónicas de Excálibur", mis expectativas eran muy altas y debo admitir que el trabajo que están llevando a cabo Jean-Luc Istin y Alain Brion es magnífico. La segunda entrega de estas crónicas sigue a un nivel muy alto, respondiendo a las esperanzas que tenía depositadas en él y manteniendo sin problemas las cotas de calidad alcanzadas, tanto en el guión como en el apartado gráfico, por este cómic.

Como hice en mi anterior reseña, no revelaré apenas nada de la trama de "Las Crónicas de Excálibur: Segunda Crónica" porque creo que es una saga que vale la pena leer, ya seáis expertos en el mito artúrico o neófitos que profundicéis por vez primera en una de las leyendas más exploradas de la historia de la humanidad. Sólo insistiré en el hecho de que la incursión que realizan Istin y Brion en el mito es maravillosa y muy disfrutable, por lo elaborado de su guión, que además resulta ágil, y por unas ilustraciones espectaculares que tienen un cierto regusto cinematográfico... en definitiva, estamos ante un gran producción de aspiraciones igual de grandes.

Merlín sigue siendo uno de los principales ejes de la historia, junto con Morgana que, para lo pequeña que es aún, crece sin parar en relevancia. Arturo apenas es un susurro, alguien del que se espera mucho, pero que poco tiene que decidir en el presente britano presentado en esta segunda crónica. Siguen cobrando fuerza personajes más inquietantes vinculados con el paganismo, Cerunnos, y el cristianismo, Patricio, dispuestos a jugar sus cartas a la hora de interferir en los planes de Avalón. Por otra parte, algunos personajes empezarán a colarse en el entramado de "Las Crónicas de Excálibur", como el cruel y despiadado Natre y su padre, el brutal Rey Luchar, además de los gigantes, que tampoco son únicamente una colosal comparsa y algo tendrán que decir en el devenir de Britania.

En este segundo volumen de "Las Crónicas de Excálibur", la tensión aumenta tras el período de relativa calma que consiguió Uthar Pendragón al unificar a las tribus. La tentación del poder que promete la empuñadura de Excálibur, los intereses encontrados, la falta de un líder nato que suceda a Uther y el conflicto entre las tradiciones ancestrales y las nuevas, van tensionando el ambiente y en el horizonte vuelve a vislumbrarse la amenaza de una guerra.

"Las Crónicas de Excálibur: Segunda Crónica" no es un cómic de mera transición o relleno, es una continuación de los acontecimientos que suceden en el primero, profundizando en las personalidades de los personajes principales, permitiéndonos conocer algo más de la mitológica criatura Cerunnos, aportando nuevos ingredientes a una trama que sigue desarrollándose y ganando en complejidad, dando a conocer qué planes tiene el Cristianismo para medirse a Avalón y aplastar la maravillosa isla, manteniendo ese toque de fantasía sobrenatural, misticismo y tintes épicos.

El equipo formado por Jean-Luc Istin y Alain Brion ha conseguido dejarme de nuevo encantado con "Las Crónicas de Excálibur: Segunda Crónica", esperando impacientemente a que Yermo Ediciones tenga a bien presentarnos su tercer volumen y permita volver a sentir el frío tacto del acero de Excálibur.

VALORACIÓN: 9/10

- Enlace a la reseña del volumen "Las Crónicas de Excálibur: Primera Crónica"

miércoles, 15 de junio de 2016

ÓS BIPOLAR - QUIMI PORTET

TÍTULO: Ós bipolar
AUTOR: Quimi Portet
AÑO: 2016
ESTILO: Rock intelectual
SELLO: Quisso Records / Música global







Hace tiempo que le quiero dedicar una entrada a Quimi Portet. A much@s quizá no les diga nada ese nombre, pero lo cierto es que ocupa un lugar en mayúsculas en la Historia de la música española y si algun@ aún se pregunta porqué, la respuesta es bien sencilla: Quimi Portet es el 50% de El Último de la Fila, banda icónica nacida en Barcelona, de gran repercusión y éxito brutal en las décadas de los 80 y 90. Sí, su nombre es indisoluble de otro monstruo musical, el de Manolo García.

Si bien en 1987 ya había publicado su primer trabajo en solitario ("Persones estranyes"), su carrera de verdad arranca 10 años después, poco antes de la disolución, lamentablemente, de El Último de la Fila. Desde entonces, 1997, Quimi Portet ha ido lanzando discos al mercado, aunque éste sea algo limitado por aquello de cantar en català, y girando con notable éxito por Catalunya en sus denominados world tours. Además, ha producido discos de varios grupos (Sanjosex, Paul Fuster, Albert Pla, etc.), ha colaborado con otros (Jaume Sisa o Joan Miquel Oliver) y ha estado metido en la consolidación del estudio musical MusicLan y en la remasterización de la biografía musical de El Último de la Fila.

"Ós bipolar" supone el noveno trabajo de estudio de Quimi Portet después de cuatro años de silencio, que no de inactividad. Fiel a su estilo, como siempre, desplegando su buen hacer y su arte a la guitarra, muy cuidado musicalmente en cuanto a melodías, con su punto de rock, con sus letras danzando alegremente y sin complejos entre la brillantez, lo intelectual, lo humorístico y lo surrealista. Y es que así es Quimi Portet, un músico que desprende talento y sentido del humor a partes iguales. 

Yo he tenido suerte de verlo varias veces en directo (Barcelona, Sabadell, Alella...) y siempre, siempre, me he divertido muchísimo. Su conexión con el público es muy natural, su ingenio se abre paso entre canción y canción, su profesionalidad está más que contrastada tras muchos años de escenarios y también influye la buena química con los otros componentes del grupo, entre ellos otro clásico, Antonio Fidel, el bajista con todas las letras, también compañero en El Último de la Fila. Y ese es otro punto fuerte de Quimi, los compañeros de los que se rodea, además del mencionado Fidel, lo arropan Xarli Oliver a la batería y el virtuoso guitarrista Jordi Busquets (es un auténtico crack!), formando un cuarteto de muy buenos músicos.

El astro intercomarcal, como se autodenomina, para "Ós bipolar" ha contado con colaboraciones de la talla de Manolo García, Joan Miquel Oliver (ex Antònia Font) y Núria Graham. De hecho, en palabras textuales del músico de Vic, Joan Miquel Oliver "ha colaborado como asesor en la grabación de las voces. Gracias a él, las sesiones de grabación vocal han alcanzado un cierto nivel intelectual y la habitual frivolidad propia de estos ambientes embrutecidos se ha podido mantener en unos límites aceptables".

"Ós bipolar" contiene 16 canciones, de las cuales 4 son pasajes musicales que el artista catalán describe como "pequeñas piezas basadas en riffs de guitarra" que le gustan, aunque no tanto como para desarrollarlas en una canción, pero tampoco como para desprenderse de ellas, así que opta por ponerles un título molón y efectista e incluirlas en la lista final. De entre todas las canciones, que navegan entre el rock, el pop y la canción popular, de momento, me quedo con "Pamela", que me entró desde la primera escucha, aunque también me pareció brillante "Senyora Musa" y soy muy fan de "Peix". Contiene además otras exquisiteces muy propias de este más que aceptable artista moderadamente moderno como "On vas cowboy?", "Eau de toilette" o "Dones Nues". Os dejo el videoclip oficial de la canción que da título al álbum, "Ós bipolar":


Como todos los discos de Quimi Portet, y más para aquellos que no estén familiarizados con él, requieren cierta paciencia y cariño en varias escuchas para acabar de hacerse con ellos, para dejar que vayan entrando, para comprender todo el humor de sus letras, para que sus canciones de amor poco edulcoradas, pero preciosas, te lleguen, para que sus melodías (a él le gusta hacer música) terminen por convencerte, una vez más, de que es un músico de puta madre.

Quimi, jo sóc un més de la teva plebs abjecta i adotzenada.

VALORACIÓN: 7'5/10

miércoles, 8 de junio de 2016

EL REGRESO DEL CATÓN - MATILDE ASENSI

TÍTULO: El regreso del Catón
AUTOR: Matilde Asensi
EDITORIAL: Planeta
AÑO: 2015
GÉNERO: Narrativa histórica

"¿Qué pueden tener en común la Ruta de la seda, las alcantarillas de Estambul, Marco Polo, Mongolia y Tierra Santa? Eso es lo que los protagonistas de El último Catón, Ottavia Salina y Farag Boswell, tendrán que averiguar poniendo de nuevo sus vidas en peligro para resolver un misterio que arranca en el siglo I de nuestra era. Escrita con rigor, con un ritmo que mantiene en vilo a los lectores página a página y capítulo a capítulo hasta el final, El regreso del Catón es una combinación magistral de aventura e historia con la que Matilde Asensi nos atrapa de nuevo para no dejarnos escapar hasta la última palabra".

Recuerdo haber leído "El último Catón" y terminar el libro con buen sabor de boca. Admito que, hasta entonces, no conocía a Matilde Asensi, no había leído absolutamente nada, pero profundicé porque me gustó su estilo y por mis manos pasaron también "Iacobus" y "Peregrinatio". Después, cerré el capítulo de la autora y busqué nuevos horizontes, no en vano estábamos en plena fiebre de Dan Brown y sus best sellers. Mi subidón de enigmas, secretos del Cristianismo, acertijos y aventuras recorriendo ciudades en busca de descubrimientos que cambiarían la historia de la humanidad tocó a su fin.

Como me había dejado buenas sensaciones, cuando supe de la publicación de "El regreso del Catón" no dudé en comprarlo. Habían transcurrido un buen puñado de años, ya me había curado de la fiebre "davinciana" y me apetecía reencontrarme con Matilde Asensi y una renovada dosis de enigmáticas pruebas por resolver en busca de un nuevo misterio. Lamentablemente, el reencuentro ha sido un desastre, no de dimensiones titánicas, pero sí ha resultado decepcionante. 

Lees la sinopsis y dices, bueno, preparado para un nuevo viaje! Lees lo que dicen en Planeta y claro, se te ponen los dientes largos, pero ya no somos lectores noveles, por nuestros ojos han pasado un buen puñado de páginas y tomas ciertas precauciones por si luego el libro no está a la altura de tan buena prensa. No sería la primera vez e, imagino, tampoco la última... no hace mucho me pasó algo similar con Valerio Massimo Manfredi, tipo al que sigo siendo fiel a pesar de terminar cansado de sus viajes con Odiseo.

La historia no aporta nada nuevo, es decir, no es mala, tiene su punto y utiliza los ingredientes mágicos que le han reportado éxito, pero en esta ocasión el aliño no es igual de eficaz. Ni repescar a los antiguos protagonistas, Ottavia, Farag y Kaspar, ofrece los resultados esperados, es más, yo he terminado por acabar de Ottavia hasta el gorro, llegando al punto de enervarme su actitud, pero ya hablaré sobre ella más adelante. "El regreso del Catón" abunda en los cánones que en su día marcaron toda esa serie de novelas enmarcadas dentro del género de la narrativa histórica: personajes surgidos del mundo académico o periodístico, un misterioso encargo relacionado con algún período histórico, algún tipo de secta o religión también interesada en el hallazgo, secretos inconfesables de la Iglesia, un ritmo bastante trepidante, muchos sucesos para entretener al lector y viajes por varias ciudades visitando lugares emblemáticos... y ahí lo tienes, en líneas generales, son buena parte de los ingredientes de la fórmula magistral. El último libro de Matilde Asensi no ha innovado, quizá tampoco lo pretendía, y digamos que tiene más de reedición que de secuela de "El último Catón". 

La puesta en escena de "El regreso del Catón" podría haber sido más interesante, está claro que hay que refrescar la memoria y recordarnos quiénes eran los protagonistas y qué ha sido de ellos, pero la introducción se hace larga. La misión, el nuevo reto que tienen que afrontar es más que interesante, pero se pierde en muchos detalles, fechas y nombres que, además de ser difíciles de recordar, tampoco terminan siendo imprescindibles cuando uno cierra el libro. Los nuevos personajes, si bien intervienen en la historia (sin ellos no habría encargo), tampoco convencen, ya que seguirá siendo el trío de "El último Catón" quien lleve todo el peso. El bando contrario, el temido y poderoso brazo radical católico, es aquí una mera comparsa que apenas inquieta, un par de fogonazos y al olvido. Y la resolución de la trama, convertida en una suerte de pista americana retorcida y que obligará al uso del intelecto, es casi tan agónica para los protagonistas como para el lector. Sí, yo también sobreviví a las pruebas!

Sí, claro, hay algunos pasajes más intensos, cuando nos mueve un poco de viaje por Mongolia, Turquía o Israel, con mayor ritmo, en los que la escritora alicantina muestra sus mejores virtudes... llegas a pensar que en algún momento arrancará, que logrará atraparte como ha hecho en otras ocasiones, estás deseando que se produzca esa ruptura y acabes metido de cabeza, pero no, en "El regreso del Catón" no sucede. Para los que ya lo han leído, alguien puede decirme ¿qué aporta de interés el capítulo del viaje de Ottavia a Italia? y, para los que no lo han leído aún, espero que podáis explicarme qué os parece ese episodio.

Y mi gran problema, como he anunciado previamente, ha sido enfrentarme a Ottavia Salina. No la recordaba así en "El último Catón" porque, de haber sido así, probablemente no habría terminado por ponerme de los nervios con ella. La novela está narrada, básicamente, bajo el punto de vista de Ottavia, ella lleva la historia, por lo que somos partícipes de sus pensamientos, razonamientos y posicionamientos. Su peculiar sentido del humor (si es que lo tiene), sus juicios (constantes y muchas veces banales), su cierta superioridad moral e intelectual, sus comentarios frívolos e infantiles en ocasiones, sus constantes quejas (por todo, como una niña, pataleta va y viene, rabietas), su machacón enfrentamiento con Kaspar (gratuito por momentos) y ciertas coñas que repite de manera constante sin que funcionen ni hagan gracia, (coño, si son buenas, vale, dales cancha, pero es que he llegado a cerrar el libro flipando)... leí una frase de Ottavia, algo así como "he dicho alguna vez que no entiendo a la humanidad", no es literal, pero venía a significar eso, y pensé para mis adentros muy profundamente: ¿y a ti quién carajo te entiende? Lo admito, no puedo con Ottavia, me declaro culpable, señoría!

En definitiva, no lo recomiendo, aunque es lógico que los lectores de "El último Catón" acudan a él como yo he hecho. Conste que es una opinión puramente personal y que, por lo tanto, no pretende ser única ni verdadera, sólo es mi impresión, puedo comprender que haya gustado mucho, normal o poco e incluso que haya quien la recomiende efusivamente, que para gustos están los colores, pero para mí "El regreso del Catón" ha sido una decepción.

VALORACIÓN: 5'5/10

martes, 7 de junio de 2016

CONQUISTADOR 2 - JEAN DUFAUX & FELIPE XAVIER

TÍTULO: Conquistador - Edición integral 2
AUTOR: Jean Dufaux & Felipe Xavier
EDITORIAL: Norma Editorial
AÑO: 2016
GÉNERO: Cómic

"¿Qué secreto esconde el tesoro de los Aztecas? Esta nueva entrega mezcla acertadamente la aventura y la mitología azteca. Dufaux y Xavier anclan este relato sobre la realidad histórica introduciendo en escena el enfrentamiento entre las tropas de Hernán Cortés y de Moctezuma y la sangrienta "Noche triste" de 1520..."

No hace mucho reseñé en el blog el primer integral del trabajo realizado por Jean Dufaux y Felipe Xavier. En aquel post sobre "Conquistador" alababa muchas de las virtudes que, a mi parecer, tenía el cómic: mezcla de acontecimientos históricos con un punto de fantasía, introducción de un toque de terror sobrenatural que perseguía a los protagonistas con un cierto aire al "Predator" de McTiernan, el trabajo gráfico de Xavier y lo bien que había sabido aprovechar Dufaux el escenario, tanto físico como histórico, que le ofrecía el México del Imperio Azteca.

La primera entrega de "Conquistador" prometía un final más que interesante o eso creía yo después de haber disfrutado de su lectura. La feroz supervivencia del grupo comandado por Hernando del Royo y la aguerrida Catalina, que iban viendo cómo perdían a sus hombres uno a uno tras haber robado el maldito oro azteca, huyendo por la selva perseguidos por los incansables hombres de Moctezuma y por una aterradora criatura mitológica... Txlaka.

Bueno, pues no ha sido así. Dufaux ha preferido dejar a un lado la fantasía y el terror para centrarse más en la visión histórica de los hechos. No es que me desagrade, conozco bien la historia de Cortés, su llegada a Tenochtitlán, su relación con Moctezuma, el papel de La Malinche y la derrota española acaecida durante la "Noche triste", y siempre resulta agradable refrescar la historia en forma de cómic, pero la inclusión de elementos fantásticos y el ingrediente del terror mitológico me sedujeron en el primer volumen y los he echado de menos en el segundo integral.

Aún así, el guión de Dufaux es bueno, el cómic avanza sin dificultades, introduce algún personaje nuevo que aporta renovados bríos a la historia y sigue siendo, más o menos, fiel a lo sucedido hacia el final de Cortés: ausente por estar midiéndose a Pánfilo de Narváez, deja a Pedro de Alvarado como custodio de Moctezuma, pero termina perdiendo el control y, al regreso de Cortés, en un intento por calmar los ánimos aztecas, convence a Moctezuma para que hable a los suyos y apacigüe los ánimos... el resultado es un emperador apedreado y aseteado por su pueblo, mortalmente herido, que desencadenará toda una serie de sucesos que terminarán con la derrota española a manos de Cuitláhuac, un caudillo de la guerra que sucederá a Moctezuma.

Destaca, en este segundo volumen publicado por Norma, la figura de un sacerdote loco y sangriento (curiosamente, español) que hostiga a las tropas de Cortés. También Catalina, que ya prometía ser un figura importante, comparte buena parte del protagonismo con Hernando del Royo, sin duda, el personaje central de la obra de Dufaux. De hecho, ellos dos son las herramientas con las que cuenta el francés para, a su manera, narrar las dos partes del cómic: la histórica, donde tiene más peso Catalina por pasar más tiempo en Tenochtitlán y con Cortés; y la fantástica, en la que predomina un Hernando del Royo en pleno proceso de adaptación a la nueva y poderosa sabia que corre por sus venas. 

Respecto al trabajo de Felipe Xavier, continúa siendo notable, aunque para mí brilla más en el primer volumen de "Conquistador". Sus lápices lucen más cuando llena las viñetas de paisajes, de vistas aéreas de la ciudad de Tenochtitlán o cuando muestra la atmósfera opresiva de la selva, especialmente buenas son las ilustraciones que reflejan cómo las tropas de Hernán Cortés, agotadas, humilladas y derrotadas, huyen de la capital azteca. La caracterización de los personajes es buena, pero a veces el dibujo es brutal y en otras viñetas los mismos personajes tienen una definición más irregular o floja.

"Conquistador" es un buen cómic de aventuras, interesante para aquellos que quieran saber más sobre Hernán Cortés y Moctezuma o para aquellos que gusten de los relatos históricos con un toque imaginario. Tiene ritmo, tiene ese trasfondo histórico real, tiene personajes potentes y un guión sólido, acompañado de buenas ilustraciones, pero... tras su primera entrega, admito que esperaba más de Dufaux, de su guiño hacia lo sobrenatural, de por dónde podría haber llevado la historia. El autor francés cumple, sin más, es un buen trabajo, pero termina por no sacar punta a algunos elementos esbozados en la parte inicial de la historia.

"Conquistador", en su conjunto, es un cómic entretenido e interesante, pero lejos de ser, en mi humilde opinión, uno de los mejores trabajos de Jean Dufaux.

VALORACIÓN: 7/10

viernes, 13 de mayo de 2016

LAS CRÓNICAS DE EXCALIBUR: PRIMERA CRÓNICA - JEAN-LUC ISTIN & ALAIN BRION

TÍTULO: Las Crónicas de Excálibur: Primera Crónica
AUTOR: Jean-Luc Istin & Alain Brion
EDITORIAL: Yermo Ediciones
AÑO: 2015
GÉNERO: Cómic

"El mago Merlín recibe de manos de la Dama del Lago la legendaria espada Excálibur, capaz de dar la victoria al guerrero que la esgrima. Merlín decide entregarla a Uther Pendragón, el líder de los britanos, con la condición de que la use para conseguir la unión de todos los pueblos de Britania... y, sin darse cuenta, pone en marcha una serie de acontecimientos que cambiarán para siempre la historia del mundo. Jean-Luc Istin y Alain Brion nos narran los primeros años de la leyenda artúrica, dotándola de una original visión historicista y reflejando a los grandes personajes que forman parte del folklore europeo, como Merlín, Morgana o el mismo Rey Arturo, con viñetas que son verdaderas obras de arte".

Todos conocemos más o menos la leyenda de Arturo y la fabulosa espada Excálibur. Ya sea a través de los libros, porque ha sido representada en óperas e o porque ha inspirado canciones, películas e incluso series. Hasta Disney dedicó una película de dibujos animados llamada "Merlín el Encantador" (1963), aunque yo prefiero dos películas muy distintas entre sí: la wagneriana "Excalibur" (1981), de John Boorman, y la peculiar "Los caballeros de la Mesa Cuadrada y sus locos seguidores" (1983), de los Monty Phyton. En definitiva, que casi todo el mundo sabe de ese mito, de sus legendarios personajes y de su magnífica espada clavada en una piedra.

El ciclo artúrico, por lo tanto, es un tema manido, revisitado por varios autores, reescrito muchas veces, reinventado, interpretado de mil maneras, repleto de simbología y que toca temas tan diversos como la caballería, el amor, la fe cristiana y el Santo Grial, las virtudes que debe poseer un rey justo, el honor, etc., así que resulta bastante complejo aportar algo que sea distinto, que innove o que incremente el valor de todas las obras que se hayan podido publicar anteriormente. Aún así, Jean-Luc Istin y Alain Brion nos traen una nueva aproximación a Excálibur y la historia que la envuelve.

"Las Crónicas de Excálibur: Primera Crónica" no es nueva porque sea un cómic, hay antecedentes en el mundo de la viñeta, sino porque lo hacen desde su inicio, antes del nacimiento de Arturo o de su consagración como monarca. La historia de Istin se sitúa en tiempos de Uther Pendragón, es decir, su padre. El otro punto de aire fresco procede del tratamiento que reciben algunos personajes principales como Merlín, Morgana o Igraine, y también la representación e imaginación volcada en la concepción de Avalón, además de incidir de manera evidente en el desembarco del cristianismo en tierras britanas y su consiguiente impacto en la tradición y en las costumbres. 

Este primer volumen, esta primera crónica, nos permitirá ver qué era Britania antes y después de la irrupción de Excálibur, empuñada por Uther, para domesticar y unificar el percal de tribus belicosas que andaban todo el día a la greña en Albión. Nos acercará a la onírica Avalón, para desvelarnos algún secreto de Merlín y para conocer qué planes y cometidos tienen las sensuales y sabias mujeres nacidas allí. Y también nos mostrará el choque lógico de un cristianismo pujante que procuraba abrirse camino entre el paganismo, muy enraizado en aquellas tierras, dando un importante peso en la historia al controvertido obispo Patricio y su supuesta misión divina. Nos vamos a ver a Arturo, ni tampoco su legendaria mesa redonda de caballeros. No veremos Camelot. Para, quizá, eso habrá que esperar (o no) a la segunda crónica, ya publicada en España, y que tengo en casita lista para leer.

El trabajo de Istin y Brion, tanto a nivel de guión como gráfico, es encomiable. Es un ambicioso proyecto que, tras leerlo, puedo confirmar que está a la altura de las grandes obras relacionadas con el mito artúrico. Istin no se sale mucho de los cánones, siendo bastante fiel a la tradición mitológica, pero, como he dicho más arriba, se permite sus licencias y éstas funcionan fantásticamente bien. Por su parte, Brion, del que no había visto nada hasta la fecha, despliega una cantidad de recursos, colores, encuadres y composiciones de viñetas que me ha parecido exquisita y muy apropiada a la grandeza de la historia que se pretende explicar.

"Las Crónicas de Excalibur: Primera Crónica" es un cómic altamente recomendable en lo prosaico y en lo visual, tanto para loa amantes del ciclo artúrico, como para los inciados, incluso para aquellos que (si es que queda alguien) desconozcan el mito del Rey Arturo. El cómic irradia épica, belleza, fuerza, fantasía, aventuras, historia, magia... tiene numerosos ingredientes como para enganchar a cualquiera. Y hay que agradecer a Yermo Ediciones su apuesta y que siga en esta línea, felicidades!

VALORACIÓN: 9'5/10

- Enlace a a la reseña del volumen "Las Crónicas de Excálibur: Segunda Crónica"

jueves, 21 de abril de 2016

CALL IT WHAT IT IS - BEN HARPER & THE INNOCENT CRIMINALS

TÍTULO: Call It What It Is
AUTOR: Ben Harper & The Innocent Criminals
AÑO: 2016
ESTILO: Rock & Roll
SELLO: Stax Records







El genio de Pomona ha vuelto, Ben Harper ha regresado con su banda con la que alcanzó sus mayores éxitos, The Innocent Criminals. Eso es bueno, sí, siempre que este tipo lanza un nuevo trabajo, le dé por coquetear con el blues, sea grabando con su madre y arraigue en el folk o decida volver a apostar por el rock & roll, siempre es una excelente noticia.

Tengo debilidad por Ben Harper, lo admito, y en gran parte se lo debo a mi hermano. De no ser por él, bueno, tal vez actualmente no sabría quién es este californiano, ni hubiese tenido la fortuna de escuchar su música. Así que gracias, gordet!

Desde el año 2007, cuando sacara al mercado el brutal "Lifeline", no había vuelto a grabar con The Innocent Criminals y me alegro porque cuando los ves en las fotos es como reencontrarte con viejos amigos unos cuantos años después, tienen menos pelo y más canas, más arrugas surcan la piel, pero da gusto ver esa sonrisa de complicidad reflejada en sus rostros. Se les ve satisfechos y no es para menos.

"Call It What It Is" es el nombre del nuevo disco de Ben Harper. Sí, reconozco que no es su mejor trabajo, tiene discos mejores y más redondos, pero es que este tipo tiene una virtud al alcance de pocos: no tiene un puñetero disco malo. Me explico, hay músicos o bandas que cuando publican un nuevo álbum y lo escuchas dices, bueno, hay un temazo y salvaría otras dos o tres, pero eso no sucede con Ben Harper, no encontrarás en su discografía un trabajo flojo e irregular que debas guardar en el fondo de un cajón perdido. 

¿Y por qué? porque toca fantásticamente bien, porque sus criminales inocentes suenan de puta madre, porque compone cojonudamente bien y porque el sentimiento que le pone al cantar, tío, consigue ponerme la piel de gallina en determinados momentos musicales. Repito, tengo debilidad por él, pero si no has escuchado nunca a Ben Harper, date el gusto, busca algún recopilatorio por ahí y disfruta.

"Call It What It Is" no es un álbum que entre a la primera, sí lo hacen algunos temas como "When sex was dirty", "Pink Balloon" o el que da nombre al disco (leed atentos la letra, denuncia más que contundente contra la policía y sus métodos), pero requiere de varias escuchas para alcanzar la plenitud y para poder disfrutar al máximo. Matices, algunos costarán de encontrar, pero los tiene y musicalmente la banda está en plena forma, así que concédele varios bailes y verás como termina por conquistarte. Hay de todo; hay rock and roll, encontraremos folk, canciones más personales y melódicas e incluso hay un amago de reggae.

Yo os dejo con la que, para mí, es la mejor canción del disco: "How dark is gone"


También os recomiendo visitar el siguiente enlace y disfrutar de un acústico, así podréis comprobar el sentimiento con el que canta: RTVE

E insisto, si no conoces a Ben Harper... te estás perdiendo a uno de los mejores músicos que puedes encontrar.

VALORACIÓN: 7'5/10