EL BLOG DE LOS LIBROS Y LA MÚSICA

TRANSLATE:

viernes, 15 de noviembre de 2013

PARA TODOS LOS PÚBLICOS - EXTREMODURO

TÍTULO: Para todos los públicos
AUTOR: Extremoduro
AÑO: 2013
ESTILO: Rock duro
SELLO: Warner Music

"Aviso a menores. Atención niños: no os fiéis nunca de una persona que no diga tacos".



Que Extremoduro saque nuevo disco siempre es noticia. Lo curioso del caso es que han pasado de ser un grupo alternativo y minoritario en sus inicios, a ser un grupo esperado y respetado que sigue ampliando su audiencia y aumentando las expectativas. Normal, aunque algunos se hayan resistido, el peso de la lógica tenía que acabar imponiéndose y Extremoduro ubicarse en el lugar que le corresponde: en lo más alto del rock de este país.

"Para todos los públicos" viene precedido del polémico "Material defectuoso" (yo sigo sin entender la polémica y creo que es uno de los mejores discos de la banda) y de la exitosa gira Robando perchas de hotel. Lo cierto es que Extremoduro ha tomado nuevos derroteros, más bien, ha explorado otros senderos y desbrozado caminos, cosa que no ha sentado del todo bien a algunos fans que han echado de menos el sonido primigenio del grupo y han clamado por un regreso a los añorados orígenes. Tal vez "Para todos los públicos" consiga una reconciliación de aquellos que no supieron o no quisieron valorar la demostración de talento, creación, versatilidad y perfeccionismo que supuso el colosal "La Ley Innata".

Si "Para todos los públicos" es un retorno a la esencia de Extremoduro, yo no termino de tenerlo del todo claro, pero sí creo que es una excelente combinación de pasado, presente y futuro porque contiene todo lo que fueron, lo que son y hacia dónde caminan. Eso sí, de nuevo es un disco que hay que escucharlo mucho y bien porque Robe sigue en plena ebullición prosaica y el grupo inmerso en sus flirteos con diversos estilos, por lo que no es un trabajo sencillo de aquellos que engulles a la primera y ya te ha calado hasta los huesos. Requiere de cariño, cobijo y atención porque encierra un rock duro inimitable que rebosa calidad en cada estrofa.

El single que sirvió de aperitivo, "Qué borde era mi valle!", era un auténtico petardazo, sonido Extremoduro en estado puro: voz desgarrada y cabreada de un Robe desatado, Uoho haciendo bramar su guitarra, Miguel aporreando el bajo, marcando bien los ritmos, y Cantera haciéndose notar en un temazo de aquellos que reivindican una y otra vez que esta banda es una de las más sólidas que ha parido madre.


Como siempre, Robe no se casa con nadie ni compone al gusto de nadie: ni dios ni amo. Él compone, él escribe y él mismo se censura, ya declaró que no sacarían nada nuevo si no era material de calidad. Es de agradecer su honestidad asilvestrada y lo que no se le puede negar a Extremoduro es la cuidadosa elaboración y producción de los últimos discos.

No entraré más en el debate porque para mi no existe como tal. La cosa es bien sencilla: cumplimos años y eso quiere decir que yo no soy el mismo que escuchaba "Agila" en 1996. Y si yo he cumplido años, pues Extremoduro también y cumplir años no implica únicamente sentarse a ver cómo aparecen arrugas o canas, no, implica madurar, crecer, evolucionar, aprender y abrir los ojos. Al que no le guste, pues va siendo hora de aceptarlo. Nada permanece inmóvil.

Sobre las canciones que dan vida a "Para todos los públicos", he visto varias páginas que hacen un análisis individualizado, así que no me adentraré en ese terreno, que cada uno lo escuche, disfrute, berree y salte a su manera y se deje seducir una vez más por el embrujo de Robe y su capacidad para escupir versos. Al final, cada uno encuentra su o sus canciones favoritas y no siempre tienen que ser las mismas que le entusiasman a tu vecino (en mi caso, mi vecino está hasta los cojones de Extremoduro).

Yo me quedo, además de con "Qué borde era mi valle!", con "Locura transitoria", que abre el disco de manera magistral en un tema largo, elaborado, con cuarteto de cuerdas, una letra del carajo y un in crescendo muy agradecido; "Poema sobrecogido", con un deje aflamencado en la voz de Robe, compleja y desgarradora, tiene pinta de convertirse en un temazo de aquellos que arraigan con cada escucha, y, finalmente, "El camino de las utopías", que pone el broche final al disco y que ya conocíamos, con visos de convertirse en un clásico en los directos.

Larga vida a Robe, larga, extrema y dura!

VALORACIÓN: 8/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario