EL BLOG DE LOS LIBROS Y LA MÚSICA

TRANSLATE:

viernes, 1 de marzo de 2013

EL EJÉRCITO DE TYRION - La Mano del Rey

"EL EJÉRCITO DE TYRION"


El camino transcurría plácidamente flanqueado a ambos lados por altos pinos, como soldados en perfecta formación. Era un bosque interminable, tupido como una alfombra en el que los árboles peleaban por cubrir cada pulgada de terreno.

Tyrion Lannister, el Mediohombre, contemplaba distraído el monótono paisaje a lomos de su caballo, absorto en sus pensamientos y gozando de un momento de paz. A pesar del frío, casi era capaz de olvidar que tras él cabalgaban un buen número de hombres y mujeres pertenecientes a los clanes de la montaña, hombres y mujeres que primero matarían y después preguntarían.

Se giró un momento, echando la vista atrás, y topó con la penetrante y fría mirada de Shagga, jefe de los Grajos de Piedra. También pudo ver a la “encantadora” Chella, que comandaba a los Orejas Negras, y cerca de ella cabalgaba Timett, el líder de los Hombres Quemados.

No sabía cuál de ellos le daba más miedo, si el gigantón, la coleccionista de orejas o el tarado de un solo ojo. Después de haber tenido el placer de conocerlos en las Montañas de la Luna, había tenido que exprimir su inteligencia e ingenio para convencerlos y ganarse su apoyo.

- Mi padre se va a poner muy contento. Oh, sí, contento de veras, casi me lo imagino dando saltitos de alegría - dijo Tyrion volviendo la vista al frente.
- No creo que tu padre comparta tu visión - replicó Bronn.
- Su amado y añorado hijo acompañado de un lustroso y disciplinado ejército de salvajes. Qué te parece?
 Menos es nada - dijo el mercenario.
- Tienes razón. Aunque no sé hasta qué punto su lealtad resulte fiable, por lo menos saben manejar el acero y son excelentes jinetes. Lo único que espero es que no se despedacen entre ellos antes de llegar a las Tierras de los Ríos, tienen tanta fuerza y tanta inteligencia como un toro - se resignó Tyrion.

Bronn no dijo nada más, curiosamente no hizo gala se su negro sentido del humor y se sumió en el silencio. Tal vez estuviera cansado, llevaban varias jornadas a caballo y el frío tampoco ayudaba a levantar el ánimo. Quizá los dioses tuvieran ganas de divertirse o fuera puro azar, pero por si el gélido clima no fuera suficiente, empezó a caer una fina lluvia que amenazaba con arreciar. Tyrion maldijo contrariado.

- Sabes una cosa Bronn, tengo el culo dolorido. Echo de menos una cama de verdad, una mujer fogosa y un buen trago de vino de El Rejo - dijo mientras se cubría con la capucha.
- Pues espero que tu excelso padre haya pensado en eso y lleve consigo unas cuantas putas y barriles de ese vino tan exquisito - por un momento le brillaron los ojos.
-  Ja, ja, seguro, Lord Tywin es muy detallista! El Viejo León nos recibirá entre vítores y con alfombra roja - sonrío Tyrion - Date por satisfecho si podemos llevarnos al gaznate un pichel de cerveza desbravada y un pedazo de carne seca.

La lluvia se tornó cada vez más molesta, repiqueteando insistentemente sobre su capucha y su capa, empapando su espalda y colándose por sus botas. Dios, cómo añoraba un baño caliente y un catre bien mullido.

La Mano del Rey


Quieres leer más relatos?
- El Rey Dragón
Adiós

2 comentarios:

  1. Gracias por participar Mano del Rey. Tyrion es uno de los mejores personajes de la saga!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. De lo mejorcito que he leído desde el comentario de Indurain.

    ResponderEliminar