EL BLOG DE LOS LIBROS Y LA MÚSICA

TRANSLATE:

viernes, 5 de septiembre de 2014

LOS GUERREROS DE DIOS - ANDRZEJ SAPKOWSKI

TÍTULO: Los Guerreros de Dios
AUTOR: Andrzej Sapkowski
EDITORIAL: Alamut Ediciones
AÑO: 2012
GÉNERO: Narrativa Histórica-  Fantasía Épica

"Y esto, diréis, ¿qué pasaba con los Guerreros de Dios? ¿Qué pasaba con Praga?
Praga...
Praga apestaba a sangre".

Se terminó la segunda parte de la trilogía husita que está desarrollando Andrzej Sapkowski, una cruzada en el corazón de Europa. Prosiguen las aventuras de Reinmar de Bielau, también conocido como Reynevan, acompañado de sus fieles Scharley y Sansón, esta vez metido ya hasta las trancas en la causa husita y combatiendo a las tropas leales a la Iglesia de Roma.

Y es que en "Los Guerreros de Dios" la cosa empieza a ponerse fea de verdad y la tormenta que azota la Europa Central es descomunal, por lo que Reynevan debe tomar partido y enfangarse. Y esa es la principal diferencia con respecto a "Narrenturm", la primera parte, donde nuestro joven silesio era perseguido por un lío de faldas y su principal obsesión era salvar el pellejo y huir. Ahora no, ahora toca ejercer de espía defendiendo los ideales de Jan Hus y, de paso, sobrevivir a las arriesgadas misiones que le son encomendadas y tratar de averiguar porqué mataron a su hermano y quién estuvo detrás de su muerte.

Como siempre, Reynevan tendrá la mano rota para salir de un lío y terminar metiéndose en otro, una especialidad que se le da casi tan bien como sus conocimientos mágicos. Y, también como siempre, la experiencia de Scharley y la fuerza de Sansón le salvarán el culo en más de una ocasión; afortunado él por contar con semejantes amigos!

La historia avanza entre batallas, saqueos, incendios, tormentos y escasos momentos de esperanza o luz y es que Sapkowski no puede (ni quiere) evitar ese trasfondo fatalista y pesimista, muy reflejado en los anhelos personales y pasionales del protagonista, anhelos que se van desvaneciendo con la misma facilidad con la que se queman pastos y campos de cereales.Y es que ese punto de vista un tanto oscuro sobre la condición humana es bastante habitual en el escritor polaco que, una vez más, pone énfasis en lo absurdo de las causas y de las guerras y muertes que comportan y nos enseña que la división entre "buenos" y "malos" no existe, que casi todo el mundo comete actos por los que podría ser condenado. Buena muestra de la barbarie y del sinsentido a la que es capaz de llegar el ser humano son las torturas y muertes que son capaces de idear e imaginar los verdugos, ya sean husitas o católicos... a veces cuesta creer que la mente humana pueda llegar a ser tan macabra.

Aunque, de vez en cuando, para rebajar esas dosis de radicalismo religioso y sed de sangre porque sí, Sapkowski abre una ventanita y permite que una suave y agradable brisa ventile las estancias, regalando momentos tanto para el humor en formato irónico como para el amor, aunque sea un amor casi siempre interrumpido y sorteador de obstáculos. Y es que el humor negro es sello innegable del autor, lo pueden reconocer perfectamente los que hayan leído la saga de Geralt de Rivia, lectores que también podrán constatar el exhausto conocimiento sobre el folklore y la tradición que Sapkowski utiliza para acercarnos a la magia, muy mezclada con la alquimia y entroncada con la persecución eclesiástica de ciertos volúmenes considerados heréticos.

Desde luego, los seguidores del polaco quedarán encantados porque el hombre sabe escribir un rato largo (intachable, de nuevo, el excelente trabajo de traducción de Otero y Faraldo), pero creo que "Los Guerreros de Dios" forma parte de una trilogía altamente recomendable para los amantes de la fantasía épica y de la narrativa histórica, si bien no es un libro histórico al uso aunque las ciudades, algunos personajes, las batallas, el armamento y las tácticas militares, el trasfondo y la ambientación sí respondan a un período concreto (siglo XV).

Como pero, por ponerle alguno, el mismo que ya mencioné en "Narrenturm": exceso de nombres, lugares, información heráldica y que aparezcan con cierta frecuencia fragmentos en latín. Y repito, es por ponerle un pero, porque al fin y al cabo no suponen mayor problema para disfrutar de su lectura. Bueno, mentía, el gran pero es el compás de espera para la publicación de "Lux Perpetua" con el que se cerrará la historia de Reynevan y asistiremos al desenlace de las guerras entre husitas y la Iglesia de Roma.

VALORACIÓN: 8'5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario