EL BLOG DE LOS LIBROS Y LA MÚSICA

TRANSLATE:

viernes, 27 de septiembre de 2013

LOS HIJOS DE HÚRIN - J.R.R. TOLKIEN

TÍTULO: Los Hijos de Húrin
AUTOR: J.R.R. Tolkien
EDITORIAL: Ediciones Minotauro
AÑO: 2007
GÉNERO: Fantasía Épica

"Los Hijos de Húrin es uno de los grandes relatos que fundamentan la historia de la Tierra Media y se sitúa en la Primera Edad, cuando elfos, hombres y enanos llevaban unos poco siglos sobre la Tierra. Junto con las historia de Beren y Lúthien, es la historia más mencionada en El Señor de los Anillos y en El Silmarillion como referente del heroísmo y la tragedia en la lucha contra el Mal, en la Primera Edad, encarnado en la figura de Morgoth. Una historia trágica de amores imposibles, pasiones incomprendidas y guerras sin cuartel entre el Bien y el Mal. Con hombres, elfos, enanos, orcos y dragones".

Realizar una crítica a cualquier obra de uno de los grandes maestros de la fantasía épica sería un ejercicio demasiado osado, inconsciente y, seguramente, podría costarme ser condenado a la hoguera. Y es que para poder hablar de J.R.R. Tolkien, primero, hay que levantar la manita, pedir permiso y ponerse en pie. No puedo escribir nada nuevo sobre el genio británico y muchos de vosotros lo conocéis, habéis leído sus novelas o habéis visto las pelis, así que no profundizaré en su biografía. El simple hecho de haber escrito la legendaria trilogía "El Señor de los Anillos", obra cumbre y referente dentro del mundo de la fantasía, es suficiente acreditación para profesarle devoción eterna.

"Los Hijos de Húrin" vio la luz gracias a Christopher Tolkien, que desde el fallecimiento de su padre en 1973 se ha dedicado a poner orden entre la cantidad de manuscritos, algunos incompletos, que éste dejó y que sólo hacen que ahondar y engrandecer el maravilloso universo de la Tierra Media. Gracias a él, algunas de esas obras están viendo la luz y en mi caso, además, he tenido la suerte de que me regalaran una edición de lujo que incluye dibujos de Alan Lee, reconocido y prestigioso ilustrador de la obra de J.R.R. Tolkien y que también colaboró con Peter Jackson en el rodaje de "El Señor de los Anillos" como diseñador de escenarios, armas, etc.

Es un buen libro, aunque sea inevitable compararlo con otras obras de Tolkien y eso suponga que ciertos acontecimientos, lugares y personajes nos resulten familiares. Qué quiero decir con eso? pues que para aquellos que hayan leído "El Silmarillion", el libro aportará poco más a un relato ya conocido, salvo que podrán leer la historia de Húrin reestructurada y explicada con mayor profundidad y riqueza de detalles y, claro, disfrutar de las magníficas ilustraciones de Lee es un extra muy apetitoso. Por otra parte, para aquellos que no hayan leído nada de Tolkien y sólo hayan visto las adaptaciones cinematográficas, bueno, digamos que no es la mejor manera de adentrarse en la Tierra Media porque no estamos ante una novela al uso, más bien es una crónica de sucesos y eso comporta que el estilo narrativo y el ritmo sea distinto y que algunos puedan echar de menos una mayor presencia de diálogos o de acción. Yo debo reconocer que, en determinados pasajes, añoré mayor fluidez.

La historia es buena, muy buena, pero es una tragedia del copón y perdón por la expresión, pero es que cuando Morgoth decide maldecir a Húrin y toda su estirpe se queda a gusto... la fatalidad se va a cebar en Túrin y Niënor, sus hijos. Y cuando digo cebar me quedo corto, sobre todo con Túrin, que verá condicionados todos sus actos, asediado siempre por la oscura sombra de Morgoth. Cada vez que parece levantar cabeza y llenar su vida de esperanza e incluso de amor, su maldito destino vuelve a condenarlo y sume su vida en la desgracia y la tristeza. 

A pesar de ese dolor lacerante, de los avatares de una vida trágica donde el fiasco parece omnipresente, la historia de "Los Hijos de Húrin" es hermosa y su carga épica podría medirse en toneladas. El libro rebosa emoción y será casi imposible que no termine rozándote el corazón, con todo lo que sucede en sus páginas, terminarás queriendo a Túrin y sufrirás a su lado, deseando que algún día la maldición termine y vuelva a brillar la luz del Sol en el horizonte.

Es Tolkien, así que no va a engañar a nadie, es una historia del Bien contra el Mal, de la Luz contra la Oscuridad, de la esperanza contra el desaliento y también, como cualquier obra del escritor británico, posee ese estilo tan inconfundible que, en ocasiones, puede resultar sobrecargado y complejo, pero que también te atrapa hasta transportarte a ese mundo mágico que fue capaz de crear. "Los Hijos de Húrin" es un libro con virtudes y defectos, que puede resultar farragoso (aunque no llega a las 300 páginas, por lo que facilita las cosas) y que, acostumbrados a la nueva hornada de escritores de fantasía, tenga un regusto a clásico y en el que las cosas se suceden con lenta, pero evocadora cadencia... al mismo tiempo es, casi con toda certeza, la historia más desgarradora que haya escrito J.R.R. Tolkien.

Ahora sólo nos queda esperar la segunda entrega de "El Hobbit" (para leer la reseña de su BSO pincha en el título), algo que sucederá en breve porque Peter Jackson tiene previsto estrenar el 13 de diciembre "El Hobbit: la desolación de Smaug".

VALORACIÓN: 7'5/10

2 comentarios:

  1. Dices bien, ¡es una tragedia en toda regla!

    Yo lo leí bastantes años después de haber leído El Silmarillion, así que me vino bien para refrescar la historia, pero decididamente te apoyo en que no es la mejor lectura para iniciarse con Tolkien, porque aunque no sea un libro tan tocho como a lo que estamos acostumbrados con el maestro de la fantasía, tiene momentos que se hace pesado de leer, las cosas como son. Pero es una bella -aunque muy dura- historia, y tiene el tono incomparable que sólo Tolkien sabe dar a la fantasía.

    Por cierto, ¡también poseo esa edición ilustrada por Alan Lee! Una pasada. :)

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jolan, me alegro de volver a verte.

      A mi el Silmarillion me costó dios y ayuda, pero lo terminé... después de eso, dejé a Tolkien y no volví a leer nada de él hasta que me regalaron "Los Hijos de Húrin" y me costó engancharme, no por el precioso estilo ni por su cuidado vocabulario o esa evocación de un mundo de fantasía único, sino porque el ritmo es pausado y, últimamente, en la fantasía épica las cosas son más trepidantes.

      La edición ilustrada es una gozada!

      Salud!

      Eliminar