EL BLOG DE LOS LIBROS Y LA MÚSICA

TRANSLATE:

viernes, 1 de marzo de 2013

EL REY DRAGÓN - Acero Valyrio

"EL REY DRAGÓN"



Oscuridad. Sólo oscuridad y una presión asfixiante oprimiéndome el pecho, como si un pie inmenso me aplastara contra el suelo. Intento respirar, pero el aire no llega a mis pulmones y con cada intento de llenarme de oxígeno, siento punzadas de dolor repartidas por casi todo el cuerpo… me digo que si me duele tanto, será que sigo vivo. Sonrío.

Y sí, sigo vivo, en un estado lamentable, pero vivo, recostado en alguna roca que se interpuso en mi caída y que ahora me sirve de incómodo respaldo. Abro los ojos, pero no distingo nada, todo se me aparece borroso. El zumbido en los oídos tampoco mejora mi percepción de las cosas, así que me llevo las manos a las orejas y parpadeo, intentando desembotar mi cabeza. Poco a poco, el panorama más allá de la punta de mis botas, a pesar del humo y de la lluvia, va cobrando nitidez.

Diviso sombras y escucho el canto del acero mezclado con los gritos agónicos de los hombres… Entonces, un pegajoso olor a azufre lo domina todo y recuerdo dónde estoy y porqué. Siento el sabor de la sangre mezclado con el polvo en mi boca, paso la lengua por mis encías y escupo al suelo. Todos mis dientes siguen ahí, pero tengo el labio partido. No creo que sea lo único roto en mi cuerpo, pero, por lo menos, el resto de la cara sigue en su sitio. Vuelvo a sonreír.

Al intentar incorporarme, un agudo dolor en el costado me devuelve al suelo. Entonces me doy cuenta de que la cabeza me retumba y siento los latidos de mi corazón repicando en las paredes de mi cráneo. Mientras el cerebro trata de volver a su posición natural, resoplo y me resigno. Me duele todo. Me tomo un respiro y con las manos busco alguna señal en la armadura, una herida, un agujero, algo… termino encontrando una hendidura, un buen golpe ha abollado mi costado derecho y, de paso, se ha llevado consigo alguna costilla. Tengo suerte de seguir vivo, suerte según se mire, claro. Lo digo porque éso sigue estando allí; reinando sobre la destrucción y entre todo aquel caos, una siniestra silueta de brillantes escamas se alza como un coloso, haciendo restallar su acorazada cola contra el suelo y mostrando sus fauces a todo aquel que ose acercarse, impartiendo justicia demencial sin ningún tipo de escrúpulos, divirtiéndose. Ya no sonrío. Ya no hay dolor.

Aegon I Targaryen ha venido para acabar con nosotros y ha traído a sus malditos dragones consigo. Dudo mucho que los muros de Harrenhal puedan contener el flamígero ataque... sólo hay que ver al poderoso Balerion, un dragón de dimensiones titánicas y oscuro como la noche. Por algo le llaman el Terror Negro. Veo a los hombres, valientes o tal vez insensatos, que aún quedan defendiendo la fortaleza, tratando de detenerlos, pero... ¿cómo detener a tres dragones? La dramática visión me recuerda a una maraña de hormigas incordiando a un elefante; mucha voluntad, pero escasas probabilidades de éxito.


Gritos y más gritos, algunos de ánimo, pero la mayoría de pavor, interrumpidos por el doloroso restallido de la cola y por rugidos sobrecogedores que rompen el silencio. Tal vez lo más prudente fuera dar media vuelta, salir corriendo de allí y adentrarse en los bosques o tirarse de cabeza al lago Ojo de Dioses, pero mi padre me enseñó una vez que los problemas ni pueden, ni deben evitarse porque siempre terminan volviendo. Vuelvo a escupir al suelo. Es la hora.

Clavo mis ojos en Balerion y en su jinete, Aegon El Conquistador. Busco a tientas a Colmillo Desgarrador y encuentro mi espada a mi lado, como siempre, esperándome para volver a cargar. Estiro el brazo con cuidado y la miro con mimo, el filo anda algo mellado, pero sigue siendo un excelente acero. Ayudándome en ella, vuelvo a intentar levantarme, esta vez más despacio y apretando los dientes hasta que logro incorporarme del todo, maldiciendo cada centímetro de mi magullado cuerpo.

Empuño con fuerza a Colmillo Desgarrador y vuelvo a sentir su tacto familiar, su reconfortante peso. Cierro los ojos y me concentro hasta sentir que su filo se convierte en una prolongación de mi brazo. Ahora veremos si eres capaz de sangrar bastardo.


Recojo uno de los escudos que encuentro tirados por el suelo, a pesar de que el fuego a ennegrecido buena parte de su superficie, aún puede distinguirse el emblema de la Casa Hoare. La lluvia va limpiando la sangre que manchaba mi rostro. Sangre que se mezcla con agua. Mezcla que va tiñendo la tierra hasta convertirla en un cenagal ensangrentado. Acogedor campo de batalla, pienso para mis adentros mientras avanzo por una senda de cadáveres esparcidos caprichosamente por el terreno. Me cruzo con hombres de rostro desencajado que huyen de allí, con soldados malheridos y de mirada perdida. Escucho lamentos, llantos, alaridos, gemidos… el macabro himno que antecede a la muerte.

Allí está él, con hombres caídos y desparramados a sus pies. Su figura desprende un calor sobrenatural, como si sus entrañas fueran pura lava. Agita la cola ante los pocos hombres que intentan detenerlo con lanzas y los hace retroceder. Alza su cuello, majestuoso, y su fuego barre el perímetro con suma facilidad. Destrucción y violencia en estado puro. Un engendro del mal, nacido y educado con el único propósito de matar.

Trago saliva. Vuelvo a respirar profundamente y cierro los dedos entorno a la empuñadura. Me digo que no es un mal final, al fin y al cabo, tiene lógica terminar aquí y ante semejante enemigo, he dedicado más de la mitad de mi vida a combatir, a ir de guerra en guerra, siempre sobreviviendo a pesar de las heridas, acostumbrado al dolor, endurecido por un entorno hostil que no entiende de piedad. Tal vez sea el momento de terminar, de encontrar sosiego y paz. Cierro los ojos y repaso mentalmente lo que he sido, lo que soy, qué hay de bueno en mi y qué hice mal. Me pregunto si alguien me recordará, si alguien me echará de menos… una sonrisa amarga se dibuja en mis labios, conozco la respuesta. Alzo la vista, sopeso el escudo y beso el filo de Colmillo Desgarrador. Una nueva oportunidad pequeña, tienes sed?

Mis piernas se mueven e inicio la carrera, noto la tierra blanda y resbaladiza aporreada bajo mis pies. Es entonces cuando el aire se agolpa en mis pulmones y grito, vaciando toda la rabia que soy capaz de acumular. Grito a la bestia cualquier barbaridad que me viene a la cabeza. Sí, te estoy desafiando. Tú y yo. Veo como los hombres se giran y me miran como si estuviera loco, alguno se aparta, otros simplemente se quedan quietos. Doy un último impulso a mis piernas y salto entre los soldados para enfrentarme a la muerte, descargando toda la fuerza de mis brazos a través de la espada. Siento mi acero chirriando contra sus escamas, un beso ardiente como el Infierno. Noto el calor que desprende y esa especie de halo vapor que lo rodea. A pesar de la fuerza del choque, no pierdo el equilibrio.

Alzo la cabeza y puedo ver a Aegon, vestido con su cota de escamas negras y blandiendo a Fuegoscuro. Su porte es firme y elegante, sí, pero un atisbo de duda y sorpresa asoma en su semblante. Sí, Targaryen, puede que no sepas ni quién soy, pero te juro por los Antiguos Dioses que Harrenhal no caerá tan fácilmente. Y, entonces, algo se interpone entre Aegon El Conquistador y yo... es la cabeza de Balerion. El dragón tuerce ligeramente la cabeza y sus dos ojos volcánicos me mira con curiosidad. Le enseño los dientes con la sonrisa más tenebrosa que soy capaz de esbozar y su boca se tuerce en una extraña mueca y un rugido surgido del Averno rompe el tenso silencio y es lo último que escucho antes de escupirle a la cara y embestir de nuevo.

Acero Valyrio


Quieres leer más relatos?

4 comentarios:

  1. Muy bueno Dimitri, "los problemas no pueden ni deben evitarse por que siempre terminan volviendo". Épica e intensidad en estado puro.
    Enhorabuena!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Borisvian!

    Bueno, los problemas son problemas hasta que no te planteas solucionarlos, no? así que, tarde o temprano, hay que afrontalos.

    Salud!

    ResponderEliminar
  3. Después de leer esto, tengo ganas de pelea!!!
    Y que conste que no soy violento.

    ResponderEliminar
  4. Ja, ja, bueno, si el relato te ha llegado y enardecido los ánimos, será que ha conseguido transmitir y eso siempre es bueno.

    Salud!

    ResponderEliminar