EL BLOG DE LOS LIBROS Y LA MÚSICA

TRANSLATE:

viernes, 1 de marzo de 2013

POR EL REY EN EL NORTE! - Guardián de la Noche

"POR EL REY EN EL NORTE!"


Y allí estaba el formidable Gran Jon Umber, blandiendo su espada con una fuerza descomunal. Un fiero gigante de casi siete pies abriéndose paso en el corazón de la batalla. En su avance, iba dejando tras de sí un camino de sangre, camino que los demás nos apresurábamos a asegurar, guardándole las espaldas y empujando con él para aplastar a los perros de presa de los Lannister.

El campo de batalla siempre termina sembrado de cadáveres el paisaje para que la Muerte recoja su macabra cosecha y esta vez no va a ser distinto.

Jon Unmber grita, más bien ruge, alentándonos para seguir avanzando en un terreno cada vez más blando y resbaladizo por culpa de la lluvia, el sudor y la sangre. Puedo escuchar su voz por encima de los latidos de mi corazón desbocado, por encima de los gritos y alaridos de los soldados, por encima de la melodía que emite el entrechocar del acero y el quebrar de los escudos de madera… Ahora entiendo porqué le llaman Gran Jon y su reputación manejando el acero.

Aprieto los dientes y saco fuerzas de flaqueza para olvidar el dolor lacerante en el antebrazo y el fuego que hace arder mis pulmones. Vuelvo a embestir. Una lanza se engancha en mi jubón, llevándose consigo ropa, pero sin cortar la piel. Intento desengancharme y pierdo de vista a mi oponente. Un golpe en la sien. Me tiemblan las piernas y alrededor todo empieza a moverse lentamente, amortiguando los sonidos. Mis ojos lo ven todo rojo y me llevo instintivamente la mano a la sien. Sangro.

- Vamos! - una mano enorme me coge del brazo y tira de mi - Ya casi los tenemos, un último esfuerzo hijo. Esos bastardos van a probar de qué estamos hechos en el Norte!
Es la mano Jon Umber. Como puedo, me incorporo del todo, maldiciendo cada centímetro de mi magullado cuerpo. Vuelvo a aferrar la espada, sintiendo su tacto familiar y su peso reconfortante.
- ¿Estás preparado muchacho? - Jon Umber me mira, sonríe y me guiña el ojo.
- No ha sido nada, sólo un rasguño - digo recolocando mi escudo.
- Bien, así me gusta - me da un golpecito en el hombro - Los hombres de Lord Karstark han abierto brecha por el flanco izquierdo y debemos aprovechar la ocasión para acabar con esos hijos de mala madre.
- Será un honor cargar a su lado Gran Jon! 
- El honor es mío… dicen que un Lannister siempre paga sus deudas, ¿no? Pues yo pienso saldarlas todas hoy mismo con esa maldita familia! Por el Rey en el Norte!

Mis piernas se mueven e inicio la carrera, el aire se agolpa en mis pulmones y grito sacando toda la rabia acumulada. Grito cualquier barbaridad que me viene a la cabeza, uniéndome al resto de hermanos que, como yo, seguimos al Gran Jon Umber. Las tropas de los Lannister se giran y nos miran como si estuviéramos locos, en algunos comienza a dibujarse el miedo, dudan, esperan órdenes. Hemos logrado sembrar la confusión.

Vuelvo a gritar, como todos los demás, una carga enloquecida para penetrar por la brecha que nos han concedido los Kastark, un último impulso a mis piernas y salto entre los soldados: - Por el Rey en el Norte!


Guardián de la Noche


Quieres leer más relatos?
- El Rey Dragón
Adiós

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Grande broken fingers!!
      Markic Matarreyes

      Eliminar
  2. De lo mejorcito que he leído en varios meses.
    Indurain

    ResponderEliminar
  3. Gracias Pablo, Markic e Indurain por pasaros a leer los relatos, pero sobre todo por dejar vuestros comentarios.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. ¡Enhorabuena! Me están entrando ganas de agarrar una espada.

    ResponderEliminar
  5. Hola borisvian, gracias por dejar tu comentario, ja, ja, muy bueno, por cierto.

    Anímate y mándanos el tuyo!

    ResponderEliminar